destacada
Última actualización: 27/07/2020

Nuestro método

65Productos analizados

14Horas invertidas

12Estudios evaluados

346Comentarios recaudados

¿Es posible que algo “tan bueno” como la vitamina C pueda llegar a hacernos daño? Si has observado los envases de suplementos de este nutriente, habrás visto las “superdosis” que pueden llegar a aportarte algunos de estos artículos. No cabe duda de que la vitamina C puede ser muy beneficiosa en ocasiones, pero, ¿debemos ponerle límites a este antioxidante?

Llevar una dieta rica en vitamina C nos proporcionará una fuente de antioxidantes naturales y nos ayudará a mantenernos sanos. Sin embargo, este “cuanto más, mejor” no puede aplicarse a los suplementos de esta vitamina. Estos productos podrían provocarte un exceso de vitamina C capaz de perjudicar a tu salud. ¿Quieres saber cómo evitarlo? ¡Sigue leyendo!

100% GRATIS & EXCLUSIVO

Newsletter semanal sobre nutrición y suplementos

¡Suscríbete GRATIS a los newsletter de nuestro socio The Hidden Portal y conviértete en un experto en nutrición y suplementos! Recibirás los correos cómodamente en tu email. Esta oferta es limitada y exclusiva para los visitantes de GUIADESUPLEMENTOS.

* Puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento con tan solo un clic.

Un servicio de

Lo más importante

  • La vitamina C es una molécula que nuestro cuerpo es capaz de eliminar con cierta facilidad. Por ese motivo, su exceso no suele considerarse peligroso.
  • Sin embargo, si nos suplementamos con grandes dosis de vitamina C, podemos sufrir malestar intestinal, piedras en el riñón, insomnio y dolor de cabeza, entre otros síntomas.
  • Si queremos evitar un exceso peligroso de vitamina C, debemos limitar la dosis de los complementos, conocer a la perfección sus indicaciones, no utilizarlos en personas frágiles y consultar a un médico ante cualquier problema derivado de la suplementación.

Evita el exceso de vitamina C: suplementos con dosis moderadas

¿Has decidido utilizar un suplemento de vitamina C? Los productos que te presentamos a continuación te ayudarán a elevar tus niveles de este nutriente sin caer en excesos. Recuerda consultar a tu médico antes de utilizar cualquier suplemento. ¡Feliz compra!

Pharmaton Complex, el mejor suplemento con vitamina C del mercado online

Este multivitaminas aporta el 100 % de las necesidades diarias de vitamina C. Además, permite satisfacer los requerimientos de otros micronutrientes importantes, como la vitamina D. Contiene Ginseng, una planta a la que se le atribuyen propiedades antifatiga.

Si quieres aumentar tus niveles de vitamina C sin caer en excesos, este es tu suplemento, especialmente si estás sometido a estrés (laboral o académico) y no puedes alimentarte correctamente.

Vitamin C de Vita1, el suplemento de vitamina C más barato

Este suplemento de calidad alemana no contiene gluten ni colorantes artificiales. Contiene 90 cápsulas de 500 mg de vitamina C. El fabricante ofrece la devolución íntegra de nuestro dinero si no quedamos satisfechos.

Si te preocupa la salud de tu bolsillo tanto como la de tu cuerpo, este suplemento te ofrece esa combinación de alta efectividad y bajo precio tan difícil de encontrar en el mercado. Además, ¡sus cápsulas son fáciles de tragar!

Vitamin C Gummies de Vitaldin, las mejores gominolas con vitamina C

Estas gominolas son pequeñas “fuentes” de vitamina C. La dosis diaria es de dos caramelos, aportándonos 240 mg de esta vitamina y superando la cantidad diaria recomendada de este nutriente.

Las personas que odien tomar pastillas pueden convertir la suplementación en un “momento muy dulce” con estas golosinas. No obstante, recuerda que contienen glucosa, por lo que no serán la opción adecuada si estás intentando limitar tu ingesta de azúcar.

OPC con Vitamina C de Warnke, la mejor vitamina C con antioxidantes

 Este singular producto contiene 250 cápsulas con 200 mg de vitamina C y 60 mg de OPC por dosis. Las siglas OPC hacen referencia al extracto de semillas de uva, un compuesto al que se le atribuyen poderosas propiedades antioxidantes.

Si deseas aumentar tu consumo de antioxidantes, esta combinación de vitamina C y OPC es una de las más apreciadas. Las personas que lo han probado dicen beneficiarse de una piel más bonita y de una sensación de bienestar.

Vitamina C de Aquisana, la mejor vitamina C no ácida

Las dosis elevadas de vitamina C y los suplementos con unos niveles de acidez elevados pueden provocar malestar intestinal. Afortunadamente, este suplemento aporta 1000 mg de vitamina C no ácida (ascorbato de sodio) por cápsula.

Si quieres suplementarte con vitamina C, pero tienes un estómago delicado, este artículo podría “mantener a raya” las náuseas y el dolor abdominal que pueden causar los productos más ácidos. Además, ¡es apto para veganos!

Lo que debes saber sobre el exceso de vitamina C

La vitamina C es una molécula con una toxicidad baja. Por lo general, su consumo se considera seguro, incluso a dosis elevadas. Sin embargo, el uso indiscriminado de suplementos puede terminar por afectar a nuestro bienestar. El principal efecto adverso del exceso de vitamina C será el malestar intestinal, aunque podrían aparecer otros problemas de mayor gravedad.

La vitamina C se considera bastante segura incluso a dosis altas. (Fuente: Milkos: 93443404/ 123rf.com)

Vitamina C: ¿cuanta más, mejor?

La vitamina C (ácido ascórbico) es un nutriente reconocido por sus propiedades antioxidantes. Esta  molécula cumple una función esencial en nuestro cuerpo, regulando decenas de reacciones químicas que nos permiten mantener a nuestros tejidos en buen estado, obtener energía de los alimentos y defendernos frente a la enfermedad (1).

Mantener unos niveles adecuados de esta vitamina es, por lo tanto, de gran importancia para nuestra salud. Actualmente, las Ingestas Dietéticas Recomendadas (IDR) de España aconsejan el consumo de, al menos, 60 miligramos de ácido ascórbico al día para los adultos sanos (2). La IDR norteamericana es mayor, aconsejándose el consumo de 75-90 mg/día (3).

Pero, ¿qué ocurre si excedemos la IDR? Una alimentación rica en fruta y verdura fresca nos permitiría duplicar o triplicar el aporte recomendado de esta vitamina, lo que podría reducir la probabilidad de que suframos ciertas enfermedades graves sin generar efectos secundarios (4). No obstante, en contadas ocasiones este exceso vitamínico puede llegar a producir problemas.

Katherine ZeratskyEspecialista en Nutrición de la Clínica Mayo (EE.UU.)

“Recuerda que para la mayoría de las personas, una dieta saludable proporciona una cantidad adecuada de vitamina C”.

¿Qué puede provocar un exceso de vitamina C?

La vitamina C es un compuesto hidrosoluble, es decir, que se encuentra disuelto en el agua de los alimentos en su estado natural. Si ingerimos grandes cantidades de esta vitamina, nuestro cuerpo podrá eliminarla rápidamente a través de la orina. Por este motivo, se considera que es difícil que se produzca una “sobredosis de ácido ascórbico” que afecte a nuestra salud (3).

Los alimentos ricos en vitamina C pueden elevar nuestra ingesta de ácido ascórbico a unos 250 mg/día sin producir efectos adversos. No obstante, si obtenemos la vitamina C exclusivamente de frutas ácidas como el limón, nuestro esmalte dental puede dañarse (5). Si quieres conocer alimentos ricos en esta molécula pero menos agresivos con tus dientes, haz click aquí.

Por otro lado, los suplementos que nos brindan “megadosis” de ácido ascórbico sí pueden hacer que suframos un verdadero exceso vitamínico. Estos productos pueden aportarnos hasta 5000 mg/día de esta vitamina, poniendo a prueba la capacidad de nuestro cuerpo de eliminar el exceso. Te recomendamos que no superes la ingesta máxima tolerable para tu grupo poblacional (3):

Grupo poblacional No superar
Bebés 1-3 años 400 mg/día
Niñas y niños 4-8 años 650 mg/día
Niñas y niños 9-13 años 1200 mg/día
Jóvenes 14-18 años 1800 mg/día
Adultos mayores de 19 años 2000 mg/día

¿Cuáles son las consecuencias del exceso de vitamina C?

Tomar demasiados suplementos de vitamina C (o una dosis muy elevada de  los mismos) puede provocar, en un primer momento, molestias en el tracto digestivo. Y es que, muchas veces, el exceso de esta vitamina no es absorbido, sino que permanece en el intestino, actuando como un “laxante” y dando lugar a diarrea, náuseas y dolor de estómago (3).

Además, “pasarse” con los complementos de ácido ascórbico podría provocar problemas de mayor gravedad a ciertos individuos (3, 6):

  • Si eres propenso a sufrir “piedras” en el riñón (nefrolitiasis), el exceso de vitamina C puede hacer que se repitan estos episodios tan dolorosos.
  • Si padeces hemocromatosis (una condición que provoca que el hierro de la dieta se acumule y dañe a tus tejidos), la vitamina C podría aumentar la absorción de este mineral y empeorar tu enfermedad.
  • Si sigues un tratamiento farmacológico (especialmente medicación para normalizar tus niveles de colesterol o tratamientos de tipo oncológico), los suplementos de vitamina C podrían afectar a la eficacia de los fármacos.
  • Además, también se ha vinculado al exceso de suplementos de vitamina C con la aparición de síntomas “menos específicos”, como dolor de cabeza e insomnio. Si comienzas a sentirte “mal” durante tu suplementación con vitamina C, deja de tomar el complemento y busca ayuda profesional.

También se está estudiando si el consumo de altas dosis de suplementos de vitamina C podría tener un efecto contrario al deseado. Algunos expertos creen que el uso irresponsable de estos suplementos podría, paradójicamente, llegar a “oxidar” nuestros tejidos y aumentar la probabilidad de padecer enfermedades graves (como tumores o problemas del corazón) (7).

Otro “riesgo” que se le achaca a la toma excesiva de vitamina C es la pérdida de otros nutrientes, como la vitamina B12 (8), un problema que podría perjudicar especialmente a los más pequeños de la casa. ¡Motivo de más para no suplementar a nuestros hijos si no es cumpliendo con las recomendaciones de su pediatra!

El exceso de suplementos de vitamina C puede provocar dolor abdominal. (Fuente: Rradub85: 38159335/ 123rf.com)

¿Cómo puedo evitar el exceso de vitamina C?

El exceso de ácido ascórbico podría resultar perjudicial para tu salud. ¡Sin embargo, la falta de vitamina C podría poner en peligro todo tu bienestar! Tal y como te contamos en nuestro artículo acerca de este nutriente, no contar con esta vitamina antioxidante en tu sistema puede hacerte sufrir todo tipo de patologías.

Entonces, ¿cómo puedes evitar la carencia de esta vitamina sin caer en excesos? ¡Cuidando de tu dieta! Una alimentación rica en productos con vitamina C renovará tus reservas de esta vitamina sin casi efectos secundarios. Además, también te recomendamos que evites ciertos hábitos “derrochadores” de ácido ascórbico, como el tabaco, un tóxico que “gasta” esta vitamina (9).

Por otro lado, es necesario que conozcas bien los suplementos de ácido ascórbico. Así, si en algún momento deseas o necesitas utilizar estos complementos, podrás hacerlo evitando poner tu salud en riesgo. ¡Te daremos todas las claves sobre estos productos en la siguiente sección!

Dr. Henry H. BernsteinProfesor de Pediatría en Harvard (EE.UU.)

“Cuando un niño toma demasiada vitamina C, su cuerpo aprende a eliminar el exceso. Una vez dejes de darle suplementos a tu hijo, su cuerpo podría seguir expulsando una cantidad muy elevada de la vitamina, dejándole con unos niveles demasiado bajos de vitamina C”.

Los suplementos y el exceso de vitamina C: nuestros consejos

¿Estás pensando en empezar a usar suplementos de vitamina C? Si quieres utilizarlos de forma segura, maximizando sus beneficios y minimizando la aparición de efectos adversos, no dejes de leer estos prácticos consejos. También puedes consultar nuestro artículo sobre los suplementos de vitamina C para convertirte en todo un experto acerca de esta vitamina.

Limita la dosis

Algunos expertos aconsejan no superar la dosis de 1 gramo (1000 mg) de vitamina C al día. Exceder esta cantidad no parece ser más beneficioso para nuestro cuerpo, y además aumentaría la probabilidad de sufrir efectos adversos. Te aconsejamos que no tomes más de 1000 mg/día de suplementos de vitamina  C, excepto si un especialista te indica lo contrario (10, 11).

No obstante, recuerda que la dosis “perfecta” de suplementos de vitamina C dependerá, probablemente, de tus características individuales, como tu estado de salud, tu peso y hasta tu dieta habitual. Por ese motivo, es preferible que consultes con tu médico para definir los miligramos de vitamina C que deberías tomar diariamente en forma de suplementos.

foco

Un estudio norteamericano encontró que una vez superamos los 200 mg/día de vitamina C, nuestro cuerpo deja de absorber eficientemente este nutriente, eliminando por la orina grandes cantidades de ácido ascórbico.

Conoce sus indicaciones

¿Sabes cuándo deberías utilizar suplementos de vitamina C? Los expertos en medicina no aceptan la suplementación en personas jóvenes y sanas sin justificación. Actualmente, la postura de los organismos oficiales es la de únicamente recomendar el uso de estos productos en el caso de una carencia nutricional franca que no pueda solucionarse mediante la dieta (3).

Se está estudiando la utilidad de la vitamina C para reducir la duración y la intensidad del resfriado común (12). Hasta que tengamos datos fiables que nos permitan ratificar la utilidad de estos suplementos para el resfriado, recuerda que no debes utilizar estos productos para curar o prevenir ninguna enfermedad ni como alternativa al tratamiento médico.

Cuida de los más frágiles

Recuerda que los menores de edad no deberían tomar suplementos sin la autorización de un profesional. Aunque podemos sentir la tentación de dar un complemento con vitamina C a los más pequeños de la casa para “fortalecer sus defensas”, recuerda que en los niños mantener una dieta rica en fruta y verdura será mucho más beneficioso para su salud.

Asimismo, las embarazadas, las mujeres que están dando el pecho, los ancianos frágiles y las personas con problemas de salud crónicos (como hipertensión, diabetes o problemas oncológicos) deben siempre consultar con un sanitario antes de utilizar cualquier suplemento, incluyendo los de vitamina C. ¡Evita riesgos innecesarios!

Se recomienda obtener la mayoría de la vitamina C a través de la dieta. (Fuente: Nd3000: 120514481/ 123rf.com)

Pide ayuda a un profesional

¡Mantener una buena comunicación con tu médico o tu nutricionista de confianza resulta crucial! Si quieres suplementarte con vitamina C de forma segura, habla con los expertos para asegurarte de que utilizar este complemento nutricional es la mejor idea para tu caso. Recuerda acudir a tu médico si sufres cualquier problema o efecto adverso durante la suplementación.

Puede que concertar una cita con tu médico únicamente para hablarle de tus suplementos pueda parecerte inconveniente. Sin embargo, esta simple acción te ayudará a poner tu salud “en un primer plano” y a evitar complicaciones derivadas de la suplementación. ¡No lo dejes para mañana!

Resumen

Aunque la vitamina C es un nutriente fantástico que necesitamos consumir a diario para mantenernos sanos, el uso imprudente de suplementos de ácido ascórbico podría tener efectos secundarios. El malestar intestinal será el principal riesgo asociado al exceso de vitamina C y se discute si esta “hipervitaminosis” podría estar detrás de algunas condiciones más graves.

Evita poner tu salud en riesgo y realiza un consumo responsable de estos suplementos. No superes las dosis recomendadas, evita los complementos con “megadosis” y consulta a tu médico antes y durante la suplementación. ¡Y recuerda que tu principal fuente de vitamina C debería encontrarse en tu dieta!

Si gracias a este artículo has aprendido más sobre el exceso de vitamina C, por favor, deja un comentario y comparte este artículo.

(Fuente de la imagen destacada: Arinahabich: 40197292/ 123rf.com)

Referencias (12)

1. Padayatty S, Levine M. Vitamin C: the known and the unknown and Goldilocks. Oral Dis [Internet]. 2016 Sep ;22(6):463–93.
Fuente

2. Moreiras O, A Carbajal, L Cabrera CC. Ingestas diarias recomendadas de energía y nutrientes para la población española. Tablas Compos Aliment Ediciones Pirámide(Grupo Anaya, SA) 1 8a edición [Internet]. 2016;1–5.
Fuente

3. Vitamin C — Health Professional Fact Sheet [Internet]. National Institutes of Health Office of Dietary Supplements. 2018.
Fuente

4. Subar A, Patterson B. Fruit, Vegetables, and Cancer Prevention: A Review of the Epidemiological Evidence [Internet]. Vol. 18, Nutrition and Cancer. Nutr Cancer; 1992 . p. 1–29.
Fuente

5. Dental erosion and nutrition – PubMed [Internet].
Fuente

6. Lykkesfeldt J, Michels AJ, Frei B. Vitamin C. Adv Nutr [Internet]. 2014 Jan 1 ;5(1):16–8.
Fuente

7. Seon Hwa Lee, Oe T, Blair IA. Vitamin C-induced decomposition of lipid hydroperoxides to endogenous genotoxins. Science (80- ) [Internet]. 2001 Jun 15 ;292(5524):2083–6.
Fuente

8. Jacob RA, Sotoudeh G. Vitamin C function and status in chronic disease [Internet]. Vol. 5, Nutrition in clinical care : an official publication of Tufts University. Nutr Clin Care; 2002 . p. 66–74.
Fuente

9. Schectman G, Byrd JC, Gruchow HW. The influence of smoking on vitamin C status in adults. Am J Public Health [Internet]. 1989 Feb ;79(2):158–62.
Fuente

10. By the way, doctor: What’s the right amount of vitamin C for me? – Harvard Health [Internet].
Fuente

11. Levine M, Conry-Cantilena C, Wang Y, Welch RW, Washko PW, Dhariwal KR, et al. Vitamin C pharmacokinetics in healthy volunteers: Evidence for a recommended dietary allowance. Proc Natl Acad Sci U S A [Internet]. 1996 Apr 16 ;93(8):3704–9.
Fuente

12. Bucher A, White N. Vitamin C in the Prevention and Treatment of the Common Cold [Internet]. Vol. 10, American Journal of Lifestyle Medicine. SAGE Publications Inc.; 2014. p. 181–3.
Fuente

¿Por qué puedes confiar en mí?

Artículo científico
Padayatty S, Levine M. Vitamin C: the known and the unknown and Goldilocks. Oral Dis [Internet]. 2016 Sep ;22(6):463–93.
Ir a la fuente
Tabla IDR
Moreiras O, A Carbajal, L Cabrera CC. Ingestas diarias recomendadas de energía y nutrientes para la población española. Tablas Compos Aliment Ediciones Pirámide(Grupo Anaya, SA) 1 8a edición [Internet]. 2016;1–5.
Ir a la fuente
Web oficial NIH
Vitamin C — Health Professional Fact Sheet [Internet]. National Institutes of Health Office of Dietary Supplements. 2018.
Ir a la fuente
Artículo científico
Subar A, Patterson B. Fruit, Vegetables, and Cancer Prevention: A Review of the Epidemiological Evidence [Internet]. Vol. 18, Nutrition and Cancer. Nutr Cancer; 1992 . p. 1–29.
Ir a la fuente
Artículo científico
Dental erosion and nutrition – PubMed [Internet].
Ir a la fuente
Artículo científico
Lykkesfeldt J, Michels AJ, Frei B. Vitamin C. Adv Nutr [Internet]. 2014 Jan 1 ;5(1):16–8.
Ir a la fuente
Artículo científico
Seon Hwa Lee, Oe T, Blair IA. Vitamin C-induced decomposition of lipid hydroperoxides to endogenous genotoxins. Science (80- ) [Internet]. 2001 Jun 15 ;292(5524):2083–6.
Ir a la fuente
Artículo científico
Jacob RA, Sotoudeh G. Vitamin C function and status in chronic disease [Internet]. Vol. 5, Nutrition in clinical care : an official publication of Tufts University. Nutr Clin Care; 2002 . p. 66–74.
Ir a la fuente
Artículo científico
Schectman G, Byrd JC, Gruchow HW. The influence of smoking on vitamin C status in adults. Am J Public Health [Internet]. 1989 Feb ;79(2):158–62.
Ir a la fuente
Cartas al experto
By the way, doctor: What’s the right amount of vitamin C for me? – Harvard Health [Internet].
Ir a la fuente
Artículo científico
Levine M, Conry-Cantilena C, Wang Y, Welch RW, Washko PW, Dhariwal KR, et al. Vitamin C pharmacokinetics in healthy volunteers: Evidence for a recommended dietary allowance. Proc Natl Acad Sci U S A [Internet]. 1996 Apr 16 ;93(8):3704–9.
Ir a la fuente
Artículo científico
Bucher A, White N. Vitamin C in the Prevention and Treatment of the Common Cold [Internet]. Vol. 10, American Journal of Lifestyle Medicine. SAGE Publications Inc.; 2014. p. 181–3.
Ir a la fuente