Hierro

Estamos seguros de que has oído hablar de la anemia en algún momento de tu vida. Si eres una mujer, es probable que incluso hayas sufrido los síntomas de esta enfermedad en tu propio cuerpo. La fatiga y la debilidad de la anemia se deben, en la mayoría de los casos, a una disminución de las reservas de hierro en nuestra sangre.

Los profesionales de la salud y la nutrición utilizan muy a menudo suplementos de hierro para tratar la anemia. Fuera del ámbito médico, son pocas las personas que conocen los secretos de este complemento nutricional. En este artículo de nuestra Guía de Suplementos, hablaremos del hierro y de cómo sacarle partido a este mineral tan útil. ¡Sigue leyendo!

Lo más importante

  • El hierro es un mineral necesario para la síntesis de hemoglobina de los glóbulos rojos. Permite el transporte de nutrientes y oxígeno en el organismo y actúa como catalizador de importantes reacciones químicas.
  • No debe superarse la dosis recomendada de este suplemento ni el tiempo de tratamiento estipulado. De lo contrario, el hierro puede provocar una oxidación de los tejidos que podría causar daño a nuestro organismo.
  • A la hora de decidirnos por un suplemento de hierro, debemos tener en cuenta los alérgenos que pueda contener, su formato de administración (sólido o líquido) y la presencia de colorantes que pueden manchar nuestra dentadura. Si somos veganos o vegetarianos, podemos elegir combinaciones de este suplemento especialmente formuladas para nosotros.

Los mejores suplementos de hierro del mercado: nuestras recomendaciones

Hemos creado un Ranking que contiene los mejores suplementos de hierro actualmente disponibles en el mercado español. Tras valorar una serie de características, entre las que incluimos la dosis de hierro por cada suplemento, su biodisponibilidad y su relación calidad-precio, hemos creado esta lista con cinco grandes opciones de suplementación:

La mejor mezcla de hierro, niacina y vitaminas B2, B6 y B12

Floradix® ha creado un preparado de hierro de fácil absorción junto a vitaminas B2, niacina, B6 y B12 que se combinan para dar lugar a un suplemento capaz de luchar contra los síntomas de la anemia. Este suplemento aporta 14 miligramos de hierro por cápsula, una dosis recomendada para las mujeres en edad fértil.

Así, la gran mayoría de compradores de este artículo son mujeres jóvenes que padecían anemias muy sintomáticas (con palidez y mareos). Los resultados de este suplemento se observaron tanto de forma objetiva (normalizando los niveles de hemoglobina en las analíticas) como subjetiva (con una disminución de la fatiga).

El mejor suplemento para veganos

La compañía Vegavero® se esfuerza por producir artículos que mejoren la vida de los consumidores veganos y vegetarianos, atendiendo a las carencias nutricionales que afectan con más frecuencia a estas personas. Este suplemento contiene una combinación de hierro con vitaminas B12, B6, C y ácido fólico que harán las delicias de los seguidores de dietas plant-based.

Este artículo es valorado positivamente no solo por los consumidores veganos, sino también por aquellos compradores omnívoros que buscan un producto fácil de tolerar y que cause pocas molestias gastrointestinales. Los suplementos de hierro suelen dar lugar a diarrea o estreñimiento, síntomas que aparecen con menos frecuencia con este producto.

El mejor suplemento de hierro líquido

El formato líquido de este suplemento permite ajustar las dosis dependiendo del consumidor. En el caso de los hombres y de las mujeres que no tienen pérdidas menstruales, será suficiente con utilizar una dosis de 10 ml. Las mujeres en edad fértil podrán reponer sus reservas de hierro mediante una dosis de 20 ml.

Las opiniones sobre este artículo son muy positivas. Este suplemento apenas produce molestias gastrointestinales, se absorbe correctamente y eleva los niveles de hierro en poco tiempo. Además, los compradores agradecen que las vitaminas del artículo tengan un origen 100% natural (zumo y extractos de plantas).

El mejor suplemento de hierro y vitamina C

La vitamina C es un antioxidante con un pH ácido que, al ingerirse junto al hierro, aumenta la absorción de este último. Por eso, este suplemento de Warnke permite una mayor biodisponibilidad del hierro al incluir una dosis elevada de ácido ascórbico en cada cápsula. Desgraciadamente, este producto no es apto para vegetarianos; su cápsula es de gelatina.

Los usuarios notaron una disminución de la fatiga tras suplementarse con este artículo durante unas dos semanas. Los exámenes de sangre también mostraron un incremento de las reservas de hierro y de la hemoglobina. Además, las personas que compraron este artículo agradecen que las cápsulas sean pequeñas y fáciles de tragar.

La mejor opción para personas con problemas gastrointestinales

No products found.

Este suplemento de la reconocida casa Solgar® se ha formulado especialmente para aquellas personas que sufren incómodos efectos gastrointestinales con otros complementos nutricionales de hierro. Según el fabricante, al unir el hierro y el bisglicinato se obtiene un producto más suave para el estómago, capaz de ser tolerado hasta por los más sensibles.

Las personas que compraron este artículo le dan la razón a los laboratorios Solgar®. Estas cápsulas provocan muy pocas molestias gastrointestinales y pueden ser utilizadas por mujeres embarazadas a las que el ardor de estómago y el reflujo les impidan tomar suplementos más agresivos. Tampoco produce estreñimiento ni diarrea.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre el hierro

Los suplementos de hierro se utilizaron por primera vez en 1832 por el doctor francés Pierre Blaud. Desde entonces, este artículo de suplementación se utiliza como tratamiento de primera línea para la carencia nutricional más frecuente en el mundo, conocida como anemia ferropénica o por déficit de hierro.

Chica sonriente

Es recomendable tomar en ayunas el suplemento de hierro.
(Fuente: Petro: 42125023/ 123rf.com)

¿Qué es el hierro?

El hierro es un metal muy abundante en la tierra. Compone, aproximadamente, un 5% de la corteza terrestre. Sin embargo, en el ámbito de la nutrición, esta sustancia resulta indispensable en pequeñas cantidades para el buen funcionamiento del cuerpo humano. Las células de nuestro organismo regulan su absorción, regulación y metabolismo de forma estricta.

El hierro interviene en múltiples procesos de la biología humana. Este mineral permite que ciertas reacciones químicas se lleven a cabo y forma parte esencial de dos proteínas encargadas del transporte de oxígeno y nutrientes (mioglobina y hemoglobina). En la siguiente lista se explican estas funciones en detalle (1):

  • Funciones enzimáticas (reactantes químicos): El hierro tiene un importante papel en la síntesis de ADN, la formación de colágeno, la regulación del sistema inmune, la defensa del organismo frente a gérmenes causantes de enfermedades y la regulación del pH de la sangre, entre otras.
  • Formación de mioglobina: La mioglobina es una proteína que almacena oxígeno en el músculo esquelético (que se ocupa de los movimientos voluntarios) y en el miocardio (músculo cardíaco). Gracias al hierro, esta proteína puede formarse correctamente y ceder oxígeno a las fibras musculares en los momentos más necesarios.
  • Formación de hemoglobina: La hemoglobina tiene una estructura similar a la mioglobina. Esta proteína se encuentra en los glóbulos rojos, dotándoles de la capacidad de transportar oxígeno a los tejidos que lo necesiten y de retirar el dióxido de carbono resultante del metabolismo celular. Para la formación de este compuesto se necesita hierro.
Comida

El hierro se puede encontrar en alimentos de origen animal y en vegetales verdes. (Fuente: Tatjana Baibakova: 55560042/ 123rf.com)

Un adulto sano tendrá unas reservas de hierro que oscilan entre los 1-3 gramos. No obstante, el metabolismo celular degradará a diario parte del hierro almacenado en el organismo. Si se trata de una mujer en edad fértil, estas pérdidas serán aún mayores. La cantidad diaria recomendada (CDR) de hierro para reponer estas reservas puede verse en la siguiente tabla (2):

Grupo poblacional Miligramos/día (mg/día)
Bebés hasta los 6 meses 0,3 mg/día
Bebés hasta los 12 meses 11 mg/día
Niños y niñas entre 1-5 años 7 mg/día
Niños y niñas entre 6-11 años 10 mg/día
Adolescentes varones (12-18 años) 11 mg/día
Adolescentes mujeres (12-18 años) 15 mg/día
Hombres adultos (18-99 años) 8 mg/día
Mujeres adultas (en edad fértil) 18 mg/día
Mujeres embarazadas 27 mg/día
Mujeres en período de lactancia 9 mg/día
Mujeres postmenopáusicas o que no menstrúen 8 mg/día

¿Qué síntomas produce el déficit de hierro?

El déficit de hierro impactará de forma negativa a todos los procesos que dependan de este mineral, perjudicando especialmente a la formación de hemoglobina. Cuando esta proteína sanguínea disminuye su síntesis, el número de glóbulos rojos desciende. Esta patología se conoce como anemia ferropénica. Sus signos y síntomas se resumen en la siguiente lista (1):

Anemia ferropénica leve

  • Fatiga: El cansancio ante actividades que anteriormente no nos suponían ningún esfuerzo suele ser uno de los primeros síntomas de la anemia. Al disminuir la cantidad de hemoglobina, los tejidos del cuerpo (entre ellos músculo y cerebro) reciben un menor aporte de sangre y son más susceptibles ante el agotamiento.
  • Palidez: La hemoglobina le da a la sangre su característico color carmesí. Un déficit de hierro (y por lo tanto, de hemoglobina) provocará que la piel se vuelva pálida. En personas de piel morena, esta palidez puede verse en las mucosas (por ejemplo, en el revestimiento interno de los párpados, que aparecerá blanquecino en lugar de rosáceo).
  • Dolor de cabeza: Si el transporte de oxígeno y nutrientes al cerebro se ve comprometido por la falta de hierro, es posible que aparezcan cefaleas recurrentes.
  • Falta de concentración: La disminución de la oxigenación cerebral puede dificultar la concentración en el trabajo y los estudios.
  • Uñas y pelo frágiles: La falta de aporte sanguíneo a pelo y uñas volverá a estos tejidos frágiles. El cabello perderá lustre y puede llegar a caer si la carencia de hierro es lo suficientemente grave. En el caso de las uñas, tenderán a romperse con facilidad y pueden tomar una apariencia cóncava que se conoce como coiloniquia.
  • Antojos extraños: La falta de hierro puede provocar un extraño deseo de comer hielo, arcilla, tierra, tiza o la cal de las paredes. Esta es la forma del cuerpo de intentar recuperar algo del mineral en el que es deficiente.
  • Ansiedad: La falta de oxígeno tisular causada por la carencia de hierro puede provocar un estado de nerviosismo y ansiedad constante.
  • Infecciones más frecuentes: El hierro es indispensable para el buen funcionamiento del sistema inmune. Su déficit afectará a la función de los glóbulos blancos y dificultara la destrucción de los gérmenes, lo que dará lugar a más infecciones como resfriados y gastroenteritis.

Anemia ferropénica grave

  • Falta de apetito: Se ha visto que en algunas personas, la anemia puede causar un estado de debilidad e inapetencia que provoca una pérdida de las ganas de comer. La disminución de la ingesta empeorará aún más la anemia, creando un círculo vicioso.
  • Palpitaciones y ritmo cardíaco acelerado: El músculo cardíaco intentará compensar la disminución del contenido de hemoglobina aumentando la frecuencia de sus latidos. Esto aumentará la velocidad con la que la sangre llega a los diferentes tejidos corporales, pero provocará taquicardia y palpitaciones.
  • Síndrome de las piernas inquietas: Se ha relacionado a la anemia por déficit de hierro con una mayor incidencia de esta desagradable patología. En este síndrome, se produce un hormigueo desagradable en las piernas que suele aparecer durante los periodos de descanso y puede provocar insomnio a quien lo padece.
  • En niños y adolescentes, disminución del crecimiento: El hierro resulta imprescindible para el correcto desarrollo de las personas más jóvenes. Si la anemia no se trata a tiempo podría llegar a perjudicar al crecimiento de los más pequeños.
  • Bebés de bajo peso: Se ha demostrado que las gestantes con anemias muy graves dan a luz a hijos con un menor peso y mayores tasas de complicaciones. Una anemia leve, por el contrario, no es motivo de preocupación y no se considera perjudicial en la mujer embarazada.
Alimentos verdes

La falta de hierro en el cuerpo puede ocasionar fatiga y cansancio.
(Fuente: Olena Kachmar: 76170550/ 123rf.com)

Existen varias causas diferentes para el déficit de hierro. Una ingesta pobre de este mineral, una absorción deficiente, las pérdidas aumentadas o un aumento de los requerimientos nutricionales pueden determinar la aparición de una anemia ferropénica. Los grupos o poblaciones que tienen un riesgo aumentado de presentar esta carencia aparecen en la siguiente lista (3):

Ingesta disminuida de hierro

  • Individuos que siguen dietas ricas en carbohidratos y pobres en productos de origen animal (especialmente veganos y vegetarianos)
  • Personas que se someten a dietas de adelgazamiento hipocalóricas
  • Personas con trastornos de la alimentación

Absorción deficiente de hierro

  • Personas afectadas por la enfermedad celíaca
  • Personas afectadas por la Enfermedad de Crohn
  • Personas afectadas por la colitis ulcerosa
  • Individuos que se han sometido a intervenciones en las que se extirpa parte del intestino o del estómago (cirugía bariátrica o cirugías para el tratamiento de tumores, Crohn o colitis)

Aumento de las pérdidas

  • Mujeres con menstruaciones abundantes o afectadas por endometriosis
  • Personas que pierden sangre por cualquier patología (varices esofágicas o cáncer de colon, principalmente)

Aumento de los requerimientos nutricionales

  • Mujeres embarazadas
  • Mujeres en período de lactancia
  • Niños y adolescentes en período de crecimiento
  • Personas que practican deportes muy exigentes
  • Personas sometidas a estrés (estudiantes en temporada de exámenes, trabajadores con empleos muy demandantes)

En la mayoría de los casos, las personas que sufren anemia ferropénica son mujeres en edad fértil porque se pierden grandes cantidades de hierro durante la menstruación. Las anemias que aparezcan en personas que no menstrúan pueden tener una causa más grave y deberían ser investigadas a fondo por un médico (4).

¿Qué alimentos son ricos en hierro?

Es posible obtener hierro a partir de alimentos de origen animal (especialmente en las vísceras de cerdo, ternera y pollo, en las legumbres (especialmente en las lentejas) y en algunos vegetales de hoja verde (como las espinacas). En la siguiente tabla encontrarás información más detallada sobre los principales alimentos ricos en hierro:

Alimento (100 gramos) Cantidad de hierro (miligramos) Tipo de hierro Porcentaje de la cantidad diaria recomendada (para una mujer en edad fértil)
Almejas 28 Heme 155%
Lentejas 6,6 No heme 37%
Vísceras (hígado) de ternera 6,5 Heme 36%
Semillas de calabaza 4,2 No heme 23%
Espinacas 3,6 No heme 20%
Tofu 3,5 Heme 19%
Chocolate negro 3,3 No heme 18%
Sardinas en lata 3 Heme 17%
Quínoa 2,8 No heme 15%
Carne roja (cerdo o ternera) 2,7 Heme 15%
Pavo 2,3 Heme 13%
 Brécol 1 No heme 6%

Con tantos alimentos de origen vegetal ricos en hierro, podría parecer extraño que los veganos y vegetarianos se incluyan entre los grupos poblacionales con mayor riesgo de sufrir una carencia de este mineral. No obstante, existe una importante diferencia entre el hierro que se encuentra en los alimentos de origen animal (hemo) y aquel de origen vegetal (no hemo).

El hierro hemo se encuentra disponible en las moléculas de la hemoglobina animal. Su estructura facilita al organismo humano los procesos de absorción y de incorporación a las células. Por el contrario, la asimilación del hierro no hemo es más complicada y no todo el contenido ingerido termina por pasar al torrente sanguíneo (5, 6, 7).

Además, los alimentos de origen vegetal contienen otros productos (por ejemplo, fitatos) (8) que inhiben la absorción del hierro por parte del organismo. Los veganos y vegetarianos tendrán que incorporar abundantes cantidades de alimentos ricos en hierro y combinarlos con sustancias que aumenten su absorción, como la vitamina C (9).

chocolate

El chocolate negro es uno de los alimentos de origen vegetal más rico en hierro.
(Fuente: Liliya Kandrashevich: 35649126/ 123rf.com)

¿Quién puede beneficiarse de un suplemento de hierro?

Si aparecen síntomas de anemia, se aconseja acudir a un profesional de la salud para que se descarten problemas potencialmente graves, como el cáncer de colon. Si se demuestra que el déficit de este mineral se debe a una alimentación desequilibrada o a un aumento de las pérdidas por causas fisiológicas, un suplemento de hierro será una adición útil para nuestra dieta.

Afortunadamente, las personas jóvenes, las mujeres con menstruaciones abundantes y los veganos sufrirán el tipo de anemia más benigna (carencial, por déficit de hierro) que suele detectarse con un simple examen de sangre. Estas personas se beneficiarán enormemente del uso de un suplemento de hierro, notando los siguientes efectos tras el tratamiento (3, 12, 13):

  • Alivio de la fatiga
  • Mejor tolerancia al ejercicio
  • Mejora del estado de cabello y uñas
  • Alivio del síndrome de piernas inquietas
  • Alivio de las palpitaciones
  • Mejora de la concentración
  • Alivio de la ansiedad
quinoa

La quinoa una excelente fuente de hierro.
(Fuente: Svetlana Kolpakova: 29868452/ 123rf.com)

¿Qué tipos de suplementos de hierro existen?

A la hora de adquirir un nuevo suplemento de hierro, nos encontraremos con diferentes presentaciones de este mineral. Lo cierto es que la molécula de hierro es muy inestable por sí sola, siendo necesario combinarla con otras sustancias para que no se degrade y pierda sus funciones. En la siguiente lista podrás encontrar más información sobre estos preparados (3):

  • Sulfato ferroso: Este es el preparado de hierro más popular y que forma parte de la mayoría de suplementos de este mineral. Aunque es un artículo asequible y seguro, debe tomarse en ayunas para no afectar a su absorción. Puede provocar efectos gastrointestinales desagradables.
  • Gluconato ferroso: Este tipo de suplemento contiene dos moléculas de aminoácidos que aumentan su absorción, por lo que puede tomarse junto con alimentos. Además, esta sustancia produce menos molestias gastrointestinales en comparación con el sulfato ferroso.
  • Bisglicinato ferroso: Este suplemento es más suave con el sistema digestivo de las personas más sensibles. Por lo general, aparecerán menos efectos secundarios durante el uso del bisglicinato.
  • Otros preparados (lactato y citrato): Existen numerosas combinaciones entre el hierro y otras sustancias (como el lactato o el citrato). En este caso, se recomienda decantarse por suplementos que ofrezcan hierro en forma ferrosa (Fe II) en lugar de hierro férrico (Fe III). La forma ferrosa de este mineral se absorbe con más facilidad.

Además, encontraremos combinaciones de hierro con otros nutrientes, como vitamina C (un antioxidante capaz de mejorar la absorción de este mineral), ácido fólico (otro nutriente esencial para la síntesis de glóbulos rojos) y vitamina B12 (un compuesto que tiende a faltar en las dietas veganas). Puedes encontrar más información sobre estas sustancias en este blog.

¿Cómo tomar mi suplemento de hierro?

En primer lugar, te recomendamos que elijas un suplemento que te aporte el 100% de la cantidad diaria recomendada (CDR) para un individuo de tus características. La mayoría de artículos se utilizan para suplir la carencia de hierro de las mujeres con menstruaciones abundantes y suelen ofrecer dosis de 18 mg.
Si eres un hombre, esta cantidad te resultará excesiva.

Se recomienda ingerir estos suplementos en ayunas (o al menos, dos o tres horas antes o después de las comidas). Es imprescindible tomar nuestro hierro al menos dos horas antes o después de tomar café, té, huevo, lácteos, suplementos de calcio o ciertos medicamentos, ya que estas sustancias inhiben la absorción de este mineral (especialmente del sulfato ferroso).

No obstante, tomar nuestro suplemento de hierro con una pieza de fruta (preferiblemente un cítrico) o con un vaso de zumo favorecerá la absorción de este mineral. La vitamina C de estos alimentos contribuye a que el hierro pase a su forma ferrosa, mejorando la incorporación del nutriente a las células del cuerpo.

Familia

Es importante llevar una dieta balanceada (rica en hierro) para nuestro bienestar y el de nuestra familia.
(Fuente: Mark Bowden: 31050321/ 123rf.com)

El objetivo del tratamiento con hierro es elevar la cifra de hemoglobina hasta los parámetros normales (entre 13-17 gramos por decilitro en hombres y entre 12-15 gramos por decilitro en mujeres) y reaprovisionar las reservas de hierro corporales. Se recomienda utilizar el suplemento durante dos meses seguidos. Después, debe solicitarse un nuevo examen médico (3, 10, 14).

¿Qué precauciones debo tomar durante la suplementación con hierro?

La suplementación con hierro se considera, por lo general, muy segura. En personas sanas que no tomen otra medicación, este artículo no producirá grandes efectos adversos si se utiliza conforme a las instrucciones de uso. No obstante, sí deben tenerse en cuenta las pequeñas molestias que pueden aparecer durante su toma (13, 14, 15):

  • Molestias gastrointestinales: El hierro puede producir dolores abdominales a ciertas personas. Estas molestias pueden ir de leves hasta intensas. En estos casos se aconseja tomar el suplemento por la noche (para que la incomodidad no pueda percibirse durante el sueño) o ingerir una pequeña cantidad de alimento (como pan o galletas) con el hierro.
  • Estreñimiento o diarrea: Dependiendo de las características individuales de cada persona y de la marca de suplemento de hierro que se utilice, puede aparecer diarrea o estreñimiento. Muchas veces será necesario cambiar nuestra dieta (por ejemplo, aportando más fibra en el caso del estreñimiento) o elegir otro suplemento que toleremos mejor.
  • Heces oscuras: Los suplementos de hierro pueden darle una característica coloración negro intenso a las heces. Este efecto es completamente inofensivo. No obstante, las heces oscuras en una persona que no toma hierro sí son un signo de enfermedad, pudiendo generar intranquilidad entre las personas que no conozcan este efecto secundario.

Los suplementos de hierro pueden ser dañinos si se utilizan a dosis mayores de lo recomendado durante largos periodos de tiempo. Se ha comprobado que esta molécula tiene una capacidad oxidante que puede deteriorar la salud de los tejidos corporales (17). Por esta razón, se recomienda utilizar hierro solo cuando sea necesario y durante el menor tiempo posible.

Por otro lado, estos artículos tienen numerosas interacciones farmacológicas con sustancias muy utilizadas en el tratamiento de patologías comunes. Será necesario consultar con un profesional de la salud antes de comenzar un tratamiento con suplementos de hierro si también se utiliza alguno de los siguientes preparados (18, 19):

  • Medicación antiparkinsoniana: Levodopa
  • Medicación tiroidea: Levotiroxina
  • Antiácidos: Omeprazol y similares
  • Antibióticos: Quinolonas, penicilamina, penicilina
  • Suplementos: Calcio y zinc

Las personas con condiciones que afecten al metabolismo del hierro (por ejemplo, la hemocromatosis) no deben tomar estos suplementos sin supervisión médica. En el caso de las mujeres embarazadas y de los menores de dieciocho años, el hierro ha demostrado ser seguro siempre y cuando el tratamiento sea supervisado y personalizado por un profesional.

Carmen Torres VilaFarmacéutica,analista clínica, especialista en ciencias de la alimentación

“Sólo somos capaces de absorber por vía oral, en el mejor de los casos, un 30 % del hierro que ingerimos. Lo normal es absorber un 10-15%.Por eso las anemias son enfermedades de difícil curación y el tratamiento con hierro es largo en el tiempo (11)“.

¿Qué coste tienen los suplementos de hierro?

Los suplementos de hierro destacan por su asequibilidad. Treinta cápsulas o comprimidos de este mineral tienen un coste que ronda los cinco euros para la mayoría de artículos. No obstante, lo normal es que este suplemento se ofrezca en envases de 90, 120 o 180 cápsulas con un precio de 15 a 25 euros por artículo.

Las combinaciones con otros nutrientes elevan el coste de este tipo de suplementos. Así, un artículo que además de hierro contenga vitamina C, ácido fólico y vitamina B12 tiene un coste medio de 11 euros por treinta cápsulas, duplicando el precio de los preparados que ofrecen únicamente sales ferrosas.

Criterios de compra

Si quieres sacarle el máximo partido a tu suplemento de hierro, tendrás que elegir un preparado que se ajuste a tus necesidades de forma individualizada. Los siguientes criterios de compra te ayudarán a la hora de decidirte por un artículo u otro y te permitirán hacerte con un suplemento de hierro efectivo y económico:

  • Alérgenos e intolerancias
  • Combinación con otros nutrientes
  • Formato
  • Colorantes
  • Nutrición vegana y vegetariana

Alérgenos e intolerancias

Se han descrito reacciones alérgicas a los suplementos de hierro. El sulfato ferroso es capaz de generar picor cutáneo (prurito), habones (ronchas) y enrojecimiento de la piel. En casos excepcionales, este compuesto puede dar lugar a una reacción anafiláctica (hinchazón de labios, lengua o garganta). Ante una reacción de este tipo, será esencial buscar ayuda médica (20).

Recuerda que el hierro suele combinarse con otras sustancias para dotar de estabilidad molecular al suplemento. Si eres alérgico al gluten, la soja, el marisco, la lactosa o cualquier otro producto, no te olvides de comprobar la etiqueta de tu suplemento para descartar la presencia de cualquier alérgeno (21).

Brocoli

Los alimentos que contiene hierro como el brécol mejoran la concentración. (Fuente: Brent Hofacker: 36930759/ 123rf.com)

Combinación con otros nutrientes

Aunque pueda resultar muy atractivo tomar varias vitaminas y minerales un una sola cápsula, las combinaciones de hierro, vitamina B12 y ácido fólico tienen un precio elevado y un público muy específico. Los veganos y las embarazadas se beneficiarán de estos preparados, mientras que el resto de personas pueden ahorrar unos euros eligiendo suplementos más simples.

En el caso del ácido ascórbico o vitamina C, se ha demostrado que esta sustancia aumenta la absorción del hierro en el duodeno. No obstante, es posible conseguir un incremento similar de la biodisponibilidad de este compuesto tomando nuestro suplemento de hierro con un vaso de zumo de naranja o con una pieza de fruta.

Formato

Los suplementos de hierro suelen administrarse en forma de comprimidos, cápsulas o tabletas. No obstante, si este formato te resultase especialmente incómodo (es el caso de las personas con dificultad para tragar alimentos sólidos) puedes obtener hierro en formato bebible. Este formato es igual de efectivo que los suplementos sólidos, aunque un tanto más caro.

foco

Por definición, la anemia es un síndrome caracterizado por una reducción de la concentración de hemoglobina, por una disminución del número de glóbulos rojos o por una alteración en su tamaño. La anemia ferropénica o por déficit de hierro es la más común, pero existen otros tipos, como en el caso de la anemia por falta de vitamina B12 (10).

Colorantes

El hierro, dejado durante mucho tiempo en la boca, tiene la capacidad de manchar las piezas dentarias de un tono similar al “hierro oxidado”. Si utilizas este suplemento en comprimidos, no dejes la pastilla deshacerse en la boca. En el caso del hierro bebible, es recomendable tomarlo con una “pajilla” para evitar su contacto con los dientes.

Nutrición vegana y vegetariana

El hierro es un nutriente que puede faltar en la dieta de los veganos y los vegetarianos. Por lo tanto, no te será difícil encontrar suplementos que respetan las restricciones dietéticas de las dietas plant-based. Numerosas marcas fabrican preparados especialmente diseñados para los veganos y vegetarianos. Estos suplementos pueden contener, además, vitamina B12.

Resumen

La carencia de hierro afecta a millones de personas en todo el mundo. Las mujeres en edad fértil, los veganos y los jóvenes deportistas pueden sufrir las desagradables consecuencias de la anemia si no logran equilibrar el metabolismo de este mineral mediante una dieta adecuada. Un suplemento de hierro puede ser una gran ayuda para estas personas.

Los suplementos de este mineral te devolverán la energía en cuestión de semanas, aunque tendrás que utilizarlos durante algunos meses más para reponer tus reservas corporales de hierro. Recuerda utilizarlos solo durante el tiempo necesario y en la dosis indicada; ¡o correrás el riesgo de terminar “oxidado”!

Si te ha gustado nuestra guía sobre suplementos de hierro, por favor, deja un comentario y comparte este artículo.

(Fuente de la imagen destacada: Nattakarn Rujirathumdumrong: 94228364/ 123rf.com)

Referencias

1. H. Stipanuk M, A. Caudill M. Biochemical, physiological, and molecular aspects of human nutrition. 3rd edition. Elsevier; 2013. 948 p.
Fuente

2. Gómez C, Sastre A. Tabla de recomendaciones (normativas y recomendaciones nutricionales SEOM). Soporte Nutricional en el paciente oncológico [Internet]. 2002;317–22.
Fuente

3. Johnson Wimbley TD, Graham DY. Diagnosis and management of iron deficiency anemia in the 21st century. Vol. 4, Therapeutic Advances in Gastroenterology. 2011. p. 177–84.
Fuente

4. FoodData Central [Internet].
Fuente

5. Hallberg L, Björn-Rasmussen E, Howard L, Rossander L. Dietary heme iron absorption: A discussion of possible mechanisms for the absorption-promoting effect of meat and for the regulation of iron absorption. Scand J Gastroenterol. 1979;14(7):769–79.
Fuente

6. Bjorn Rasmussen E, Hallberg L, Isaksson B, Arvidsson B. Food iron absorption in man. Applications of the two pool extrinsic tag method to measure heme and nonheme iron absorption from the whole diet. J Clin Invest. 1974;53(1):247–55.
Fuente

7. Geissler C, Singh M. Iron, meat and health. Vol. 3, Nutrients. MDPI AG; 2011. p. 283–316.
Fuente

8. Hallberg L. Wheat fiber, phytates and iron absorption. Scand J Gastroenterol Suppl [Internet]. 1987;129:73–9.
Fuente

9. Hallberg L, Brune M, Rossander L. The role of vitamin C in iron absorption. Int J Vitam Nutr Res Suppl [Internet]. 1989];30:103–8.
Fuente

10. Coyer SM. Anemia: diagnosis and management. J Pediatr Health Care [Internet];19(6):380–5.
Fuente

11. farmalista (@farmalista) | Twitter [Internet].
Fuente

12. Rezaeian A, Ghayour-Mobarhan M, Mazloum SR, Yavari M, Jafari SA. Effects of iron supplementation twice a week on attention score and haematologic measures in female high school students. Singapore Med J. 2014 Nov 1;55(11):587–92.
Fuente

13. Wu T-W, Tsai F-P. Comparison of the Therapeutic Effects and Side Effects of Oral Iron Supplements in Iron Deficiency Anemia. Drug Res (Stuttg) [Internet]. 2016 May;66(5):257–61.
Fuente

14. Guía clínica de Anemia ferropénica [Internet].
Fuente

15. Tolkien Z, Stecher L, Mander AP, Pereira DIA, Powell JJ. Ferrous sulfate supplementation causes significant gastrointestinal side-effects in adults: A systematic review and meta-analysis. Vol. 10, PLoS ONE. Public Library of Science; 2015.
Fuente

16. Blog | Hierro y anemia: lo que debes saber | Uso correcto de medicamentos [Internet].
Fuente

17. Fleming RE, Ponka P. Iron Overload in Human Disease - NEJMra1004967 [Internet]. Vol. 366, The New England journal of medicine. 2012 . p. 348–59.
Fuente

18. Campbell NR, Hasinoff BB. Iron supplements: a common cause of drug interactions. Br J Clin Pharmacol [Internet]. 1991 Mar;31(3):251–5.
Fuente

19. Iron Sulfate Drug Interactions - Drugs.com [Internet]. [cited 2019 Oct 12].
Fuente

20. de Barrio M, Fuentes V, Tornero P, Sánchez I, Zubeldia J, Herrero T. Anaphylaxis to oral iron salts. desensitization protocol for tolerance induction. J Investig Allergol Clin Immunol [Internet].
Fuente

21. Rogkakou A, Guerra L, Scordamaglia A, Canonica GW, Passalacqua G. Severe skin reaction due to excipients of an oral iron treatment. Allergy [Internet]. 2007 Mar [cited 2019 Oct 12];62(3):334–5.
Fuente

22. de Haas S, Ghossein-Doha C, van Kuijk SMJ, van Drongelen J, Spaanderman MEA. Adaptación fisiológica del volumen del plasma materno durante el embarazo: una revisión sistemática y metaanálisis. Vol. 49, Ultrasound in Obstetrics and Gynecology. John Wiley and Sons Ltd; 2017. p. 177–87.
Fuente

¿Por qué puedes confiar en mí?

Anabel Rodríguez Doctora en medicina
Anabel Rodríguez
Graduada en Medicina. Mi misión: Utilizar el método científico para encontrar nuevas formas de potenciar el rendimiento deportivo e intelectual de las personas sanas. Mi público: Aquellas personas que deseen información sobre la suplementación basada en la evidencia. Mis suplementos favoritos: L-teanina y vitaminas del grupo B.
Libro de texto
H. Stipanuk M, A. Caudill M. Biochemical, physiological, and molecular aspects of human nutrition. 3rd edition. Elsevier; 2013. 948 p.
Ir a la fuente
Gómez C, Sastre A. Tabla de recomendaciones (normativas y recomendaciones nutricionales SEOM). Soporte Nutricional en el paciente oncológico [Internet]. 2002;317–22.
Ir a la fuente
Guía clínica
Johnson Wimbley TD, Graham DY. Diagnosis and management of iron deficiency anemia in the 21st century. Vol. 4, Therapeutic Advances in Gastroenterology. 2011. p. 177–84.
Ir a la fuente
Recurso Web Oficial (U.S. Department of Agriculture, Agricultural Research Service)
FoodData Central [Internet].
Ir a la fuente
Artículo científico
Hallberg L, Björn-Rasmussen E, Howard L, Rossander L. Dietary heme iron absorption: A discussion of possible mechanisms for the absorption-promoting effect of meat and for the regulation of iron absorption. Scand J Gastroenterol. 1979;14(7):769–79.
Ir a la fuente
Artículo científico
Bjorn Rasmussen E, Hallberg L, Isaksson B, Arvidsson B. Food iron absorption in man. Applications of the two pool extrinsic tag method to measure heme and nonheme iron absorption from the whole diet. J Clin Invest. 1974;53(1):247–55.
Ir a la fuente
Artículo científico
Geissler C, Singh M. Iron, meat and health. Vol. 3, Nutrients. MDPI AG; 2011. p. 283–316.
Ir a la fuente
Artículo científico
Hallberg L. Wheat fiber, phytates and iron absorption. Scand J Gastroenterol Suppl [Internet]. 1987;129:73–9.
Ir a la fuente
Artículo científico
Hallberg L, Brune M, Rossander L. The role of vitamin C in iron absorption. Int J Vitam Nutr Res Suppl [Internet]. 1989];30:103–8.
Ir a la fuente
Artículo de revisión
Coyer SM. Anemia: diagnosis and management. J Pediatr Health Care [Internet];19(6):380–5.
Ir a la fuente
Experta en salud
farmalista (@farmalista) | Twitter [Internet].
Ir a la fuente
Artículo científico
Rezaeian A, Ghayour-Mobarhan M, Mazloum SR, Yavari M, Jafari SA. Effects of iron supplementation twice a week on attention score and haematologic measures in female high school students. Singapore Med J. 2014 Nov 1;55(11):587–92.
Ir a la fuente
Artículo científico
Wu T-W, Tsai F-P. Comparison of the Therapeutic Effects and Side Effects of Oral Iron Supplements in Iron Deficiency Anemia. Drug Res (Stuttg) [Internet]. 2016 May;66(5):257–61.
Ir a la fuente
Guía clínica
Guía clínica de Anemia ferropénica [Internet].
Ir a la fuente
Metaanálisis
Tolkien Z, Stecher L, Mander AP, Pereira DIA, Powell JJ. Ferrous sulfate supplementation causes significant gastrointestinal side-effects in adults: A systematic review and meta-analysis. Vol. 10, PLoS ONE. Public Library of Science; 2015.
Ir a la fuente
Blog Real e Ilustre Colegio de Farmacéuticos de Sevilla
Blog | Hierro y anemia: lo que debes saber | Uso correcto de medicamentos [Internet].
Ir a la fuente
Artículo de revisión
Fleming RE, Ponka P. Iron Overload in Human Disease - NEJMra1004967 [Internet]. Vol. 366, The New England journal of medicine. 2012 . p. 348–59.
Ir a la fuente
Artículo científico
Campbell NR, Hasinoff BB. Iron supplements: a common cause of drug interactions. Br J Clin Pharmacol [Internet]. 1991 Mar;31(3):251–5.
Ir a la fuente
Enciclopedia farmacológica online
Iron Sulfate Drug Interactions - Drugs.com [Internet]. [cited 2019 Oct 12].
Ir a la fuente
Artículo científico
de Barrio M, Fuentes V, Tornero P, Sánchez I, Zubeldia J, Herrero T. Anaphylaxis to oral iron salts. desensitization protocol for tolerance induction. J Investig Allergol Clin Immunol [Internet].
Ir a la fuente
Artículo científico
Rogkakou A, Guerra L, Scordamaglia A, Canonica GW, Passalacqua G. Severe skin reaction due to excipients of an oral iron treatment. Allergy [Internet]. 2007 Mar [cited 2019 Oct 12];62(3):334–5.
Ir a la fuente
Metaanálisis
de Haas S, Ghossein-Doha C, van Kuijk SMJ, van Drongelen J, Spaanderman MEA. Adaptación fisiológica del volumen del plasma materno durante el embarazo: una revisión sistemática y metaanálisis. Vol. 49, Ultrasound in Obstetrics and Gynecology. John Wiley and Sons Ltd; 2017. p. 177–87.
Ir a la fuente