destacada
Última actualización: 07/09/2020

Nuestro método

255Productos analizados

12Horas invertidas

19Estudios evaluados

688Comentarios recaudados

El magnesio es un micronutriente que está cada vez más de moda. Después de todo, este mineral parece ser imprescindible para el bienestar de nuestro cuerpo y nuestra salud en general. Pero, ¿cómo incluirlo en tu día a día? Muy fácil, recurriendo a los alimentos con magnesio.

Una dieta más nutritiva te permitirá disfrutar de todos los beneficios asociados al magnesio de forma segura y económica. No te pierdas este artículo, pues descubriremos los mejores alimentos con magnesio y discutiremos cómo prepararlos y sacarles el mejor partido. Si quieres descubrir todos estos secretos, ¡no te pierdas nuestro nuevo artículo de Guía de Suplementos!

Dra. Anabel Rodríguez

100% GRATIS & EXCLUSIVO

Newsletter semanal sobre nutrición y suplementos

¡Suscríbete GRATIS a los newsletter de nuestro socio The Hidden Portal y conviértete en un experto en nutrición y suplementos! Recibirás los correos cómodamente en tu email. Esta oferta es limitada y exclusiva para los visitantes de GUIADESUPLEMENTOS.

* Puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento con tan solo un clic.

Un servicio de

Lo más importante

  • El magnesio es un nutriente muy importante para nuestro organismo, que permite que nuestro corazón, nuestro cerebro y nuestro metabolismo corporal funcionen correctamente.
  • Las verduras de hoja verde (debidamente cocinadas), los frutos secos y el chocolate negro serán los alimentos más ricos en magnesio.
  • Evitarás la falta de magnesio en tu dieta si sigues una alimentación saludable, dices “no” al alcohol y las drogas, cuidas de tu salud y sigues los consejos de tu médico acerca de los suplementos.

Más allá de los alimentos: los mejores suplementos de magnesio

Una dieta equilibrada será tu “as en la manga” para mantener tus niveles de magnesio dentro de unos límites saludables. Sin embargo, los siguientes suplementos pueden ayudarte si tu alimentación deja de ser suficiente para evitar una carencia nutricional. Recuerda consultar a tu médico de confianza antes de utilizar suplementos con magnesio.

El mejor suplemento de magnesio vegano y sin gluten

Estas tabletas de Doctor’s Best contienen una fórmula novedosa de magnesio, combinándolo con ingredientes que mejoran su absorción y reducen el malestar intestinal. Además, es apto para veganos y no contiene gluten.

Este producto “encabeza” nuestro ranking gracias a su envidiable relación calidad-precio. ¡Miles de usuarios satisfechos no pueden estar equivocados!

Las mejores cápsulas de magnesio con vitaminas B y C

Este suplemento italiano nos aportará magnesio (unido a ingredientes que potencian su absorción) y altas cantidades de vitaminas B5, B6 y C. Es un producto que ha sido fabricado de acuerdo con la estricta normativa de calidad de la Unión Europea.

Hemos elegido este suplemento porque nos encanta su combinación de vitaminas y magnesio. Podemos utilizarlo para resolver de forma muy eficiente una carencia nutricional que vaya “más allá” del magnesio.

El mejor suplemento de magnesio en cápsulas sin estearato añadido

Este producto que nos llega directamente desde Finlandia aúna varios tipos diferentes de magnesio elegidos especialmente por el fabricante por su elevada absorción. Contiene 120 tabletas veganas, sin gluten y sin lactosa.

Este producto guarda un lugar “de honor” en nuestro ranking al no incluir estearato de magnesio, un aditivo controvertido que muchas personas prefieren evitar.

El suplemento de magnesio en polvo más barato

Este producto español nos permitirá satisfacer nuestras necesidades de magnesio con facilidad. Se tomará una cucharada al día (haciendo uso de la cuchara medidora que incluye el envase) disuelta en abundante líquido.

No podíamos dejar pasar este producto. Con un precio inferior a los cinco euros por envase, este magnesio en polvo es una elección perfecta para aquellas personas que quieran probar a suplementarse por primera vez con este mineral.

Lo que debes saber sobre los alimentos con magnesio

El magnesio es un mineral que debemos incluir a diario en nuestra dieta. Este micronutriente interviene en más de 300 reacciones químicas en nuestro cuerpo. Lo necesitamos para mantener nuestros huesos fuertes, nuestros niveles de energía constantes, nuestros músculos “listos para la acción” y nuestra  mente despierta. ¡Que no falte en tus platos!

El magnesio es un nutriente muy importante para nuestro organismo, que permite que nuestro corazón, nuestro cerebro y nuestro metabolismo corporal funcionen correctamente. (Fuente: Yeulet: 134159706/ 123rf.com)

¿Cuáles son los alimentos más ricos en magnesio?

Los alimentos con más magnesio serán las verduras de hoja verde, los frutos secos, las legumbres, la fruta fresca y los alimentos integrales, entre otros. Además, si te gusta el chocolate, ¡estás de suerte! Esta “dulce tentación” también es rica en magnesio. No obstante, te recomendamos que elijas chocolate negro bajo en azúcares.

Pero, ¿cuánto magnesio deberían aportarme los alimentos? Según el Comité Científico de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (1),

  • 350 miligramos (mg) al día para los hombres adultos y sanos.
  • 300 mg/día para las mujeres adultas y sanas (incluyendo embarazadas).

Podrás cumplir con estos requerimientos con mucha facilidad si introduces algunos de los siguientes alimentos ricos en magnesio en tu dieta (2):

Alimentos Contenido de magnesio
Semillas de calabaza 550 mg por 100 gramos
Almendras 270 mg por 100 gramos
Chocolate negro 230 mg por 100 gramos
Espinacas 87 mg por 100 gramos
Fruta de la pasión 68 mg por 100 gramos
Higos secos 68 mg por 100 gramos
Atún 64 mg por 100 gramos
Queso parmesano 51 mg por 100 gramos
Arroz integral 44 mg por 100 gramos
Aguacates 29 mg por 100 gramos

Importante: Estos valores pueden cambiar o actualizarse dependiendo de nuevos descubrimientos médicos o decisiones de los organismos oficiales. En caso de duda, pídele consejo personalizado a tu médico o tu nutricionista.

¿Cómo afecta la cocción a los alimentos con magnesio?

¿Tu método favorito para preparar los alimentos influye en el contenido de magnesio? En el caso de los vegetales, así es.

Al cocinar los vegetales de hoja verde (como las espinacas o las acelgas), “liberarás” el magnesio de estos alimentos y lograrás que tu cuerpo lo absorba más fácilmente.

Sin embargo, la cocción también reduce el contenido de magnesio de los alimentos. Al hervir o dejar en remojo la comida (especialmente en el caso de los vegetales), este mineral tiende a pasar al agua de cocción. Como resultado, tendrás alimentos nutricionalmente más pobres (entre un 30 y un 40 % menos de magnesio en comparación con los crudos).

Entonces, ¿qué podemos hacer para no perder el magnesio de los alimentos? Los expertos nos aconsejan lo siguiente (3, 4):

  1. Cocina inteligente: Prepara los vegetales de hoja verde con métodos poco agresivos (al vapor o salteados). Así permitirás que el magnesio sea más fácil de absorber, pero que no se “pierda” durante la preparación.
  2. Aprovecha el 100 %: Si hierves la comida, consume también el líquido sobrante de la cocción.
  3. El secreto de la sal: Añade un poco de sal al agua de cocción para evitar la pérdida del magnesio.
  4. Añádele fibra: La fibra presente en los cereales integrales y las legumbres puede ayudar a aumentar la absorción del magnesio de los alimentos. ¿Te apetece un guiso de lentejas con espinacas? ¿Qué tal unos garbanzos con acelgas y arroz integral?

Dra. Isabel Huguet MorenoMédico especialista en Endocrinología (Madrid)

“La dieta mediterránea, que se caracteriza por una ingesta frecuente de cereales integrales, frutos secos y legumbres, es un ejemplo de dieta equilibrada con la que se consigue llegar a los requerimientos diarios no sólo de magnesio, sino de prácticamente todos los nutrientes necesarios”.

¿Qué puede pasarme si no tomo suficientes alimentos con magnesio?

Según encuestas oficiales, más del 70 % de los españoles consumen una cantidad de magnesio insuficiente (5). Afortunadamente, nuestro cuerpo es capaz de adaptarse y “ahorrar” el poco magnesio que ingerimos. Gracias a esta propiedad de nuestro organismo, es raro que las personas sanas “sufran” por una falta de magnesio.

Sin embargo, si padeces diabetes, enfermedades digestivas o problemas en los riñones podrías absorber muy poco magnesio o eliminar una cantidad excesiva de este nutriente. Los ancianos, las personas que toman muchos medicamentos y los individuos que beben mucho alcohol también podrían llegar a sufrir una carencia de magnesio.

Si perteneces a alguno de los grupos anteriormente mencionados, te recomendamos que prestes mucha atención a tu dieta.  Si no incluyes alimentos con magnesio en tu día a día, podrías llegar a sufrir:

Dolores de cabeza y migrañas

Los expertos reconocen que la falta de magnesio podría estar relacionada con la aparición de dolor de cabeza en algunas personas. Este problema también afecta a las personas que sufran de migrañas o “jaquecas”, unos dolores de cabeza muy intensos que pueden dificultar mucho nuestro día a día. ¡Qué dolor (6, 7)!

Enfermedades del corazón

Es posible que la falta de magnesio (especialmente grandes carencias, como las que puede generar una medicación utilizada de forma incorrecta) resulte dañina para nuestro corazón. Este déficit puede aumentar nuestras posibilidades de desarrollar tensión arterial alta, placas de colesterol en nuestras arterias o latidos cardíacos irregulares (arritmias) (8).

Las verduras de hoja verde (debidamente cocinadas), los frutos secos y el chocolate negro serán los alimentos más ricos en magnesio. (Fuente: Baibakova: 57073297/ 123rf.com)

Diabetes

¿Sabías que algunos estudios relacionan la falta de magnesio con una mayor probabilidad de padecer diabetes tipo 2? Además, “tener azúcar en sangre” puede reducir nuestras reservas de magnesio. Y esta última situación podría predisponer a nuestro cuerpo a “sufrir” más los “ataques” de la diabetes, apareciendo todo tipo de complicaciones. ¡Todo un círculo vicioso (9)!

Huesos más frágiles

Si tu dieta no incluye el magnesio suficiente, la carencia de este mineral podría reducir tu densidad ósea. Es decir, tus huesos pueden volverse más débiles y “delgados”, dando lugar a la aparición de osteoporosis, una enfermedad que puede hacer que nuestros huesos se rompan con facilidad (11).

Enfermedades respiratorias

Tus pulmones necesitan magnesio. Una caída en las reservas de este mineral puede predisponer a que aparezcan todo tipo de enfermedades respiratorias, como asma o infecciones. Además, la falta de magnesio también puede hacer que el tratamiento para estos problemas sea menos efectivo de lo necesario (11).

Estreñimiento

Las dietas bajas en magnesio podrían estar asociadas a un peor tránsito intestinal. Si añades alimentos ricos en este mineral en tu dieta, podrías estar contribuyendo a aliviar el molesto estreñimiento. ¡Pruébalo (12)!

Te recomendamos que elijas chocolate negro bajo en azúcares. (Fuente: Jessmine: 87154171/ 123rf.com)

Estrés y peor rendimiento

La mayoría de los expertos coinciden en que la falta de magnesio afecta negativamente a la salud física y mental de las personas más frágiles. Además, este déficit nutricional puede reducir nuestra resistencia al estrés y empeorar nuestra calidad de vida (13, 14).

En el caso de las mujeres, una carencia de magnesio podría estar relacionada con la aparición del síndrome premenstrual, un conjunto de síntomas desagradables (irritabilidad, calambres y malestar) que aparecen antes de la menstruación (15).

Otras enfermedades graves

Se está estudiando el posible papel que podría jugar la falta de magnesio en enfermedades graves, como el Parkinson o ciertos tipos de tumores (cáncer). Además, es posible que la carencia de este mineral pueda aumentar la probabilidad de sufrir complicaciones en el embarazo. Estas afirmaciones todavía deben ser ratificadas por estudios de mayor fiabilidad (16, 17).

Dra. Ana ZugastiMédico especialista en Endocrinología (Navarra)

“Cuando las personas sanas no ingieren suficiente magnesio, los riñones ayudan a retener magnesio limitando la cantidad que se elimina en la orina. Sin embargo, el consumo insuficiente de magnesio de forma prolongada puede causar deficiencia de este mineral”.

¿Es posible tomar demasiados alimentos con magnesio?

Una dieta rica en magnesio tiene numerosas ventajas para la salud. Al evitar la hipomagnesemia (falta de magnesio), disminuiremos el riesgo de sufrir todo un abanico de enfermedades cardíacas, neurológicas y endocrinas. Resistiremos mejor el estrés y mejoraremos nuestro rendimiento físico y mental.

Además, el consumo de alimentos con magnesio se considera seguro aunque se supere la cantidad diaria recomendada de este nutriente. Sin embargo, si tenemos cualquier enfermedad crónica (por ejemplo, de los riñones o del corazón) nuestro cuerpo podría tener dificultades para deshacerse del exceso de magnesio.

En conclusión, si eres una persona joven y sana, consumir muchos alimentos con magnesio no te hará daño, ya que tu cuerpo se deshará fácilmente de los nutrientes que no necesita. Si padeces de alguna enfermedad, te recomendamos que consultes con tu médico antes de hacer cualquier cambio en tu dieta.

Nuestros consejos acerca del magnesio y los alimentos

Si te preocupa la falta de magnesio, no te pierdas esta sección gracias a nuestros prácticos consejos, podrás mantener repletas tus reservas de este nutriente tan importante. ¡Lograrás que el déficit de magnesio deje de ser un problema!

Abraza una dieta más saludable

¿Te has fijado en que la mayoría de alimentos ricos en magnesio pueden considerarse productos “saludables”? Frutas, verduras, granos y cereales integrales son algunos de los alimentos que deberías incluir en tu dieta para evitar la carencia de este mineral.

Estos artículos también te aportarán fibra y vitaminas del grupo B, dos compuestos esenciales para cualquier dieta sana que se precie. Y si deseas darte un “capricho”, recuerda que el chocolate también es una buena fuente de magnesio. Si tienes ocasión, elige chocolate negro (80 %) bajo en azúcares.

El magnesio es un mineral que debemos incluir a diario en nuestra dieta. (Fuente: Polc: 91531521/ 123rf.com)

No abandones el cuidado de tu salud

Existen varias enfermedades que pueden interferir con la capacidad de tu cuerpo para absorber y almacenar magnesio, como por ejemplo (18):

  • Diabetes tipo 2: En esta enfermedad, nuestro organismo no puede utilizar correctamente el azúcar de los alimentos. Los riñones, que se ocupan de regular los niveles de magnesio, pueden perder la capacidad de “equilibrar” la concentración de este mineral  en nuestro cuerpo si sufrimos diabetes.
  • Enfermedad inflamatoria intestinal: La enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa son enfermedades que pueden afectar al funcionamiento de nuestro tracto digestivo. Entre sus manifestaciones, se encuentra la capacidad de disminuir la absorción de nutrientes como el magnesio.
  • Celiaquía: La celiaquía es una enfermedad autoinmune (es decir, en la que nuestro cuerpo ataca a sus propias células) que se produce en presencia del gluten, una proteína de ciertos alimentos. Esta enfermedad puede reducir la absorción de nutrientes, entre ellos el magnesio.
  • Secuelas de la cirugía: Cualquier cirugía que afecte al intestino (especialmente, si durante dicha intervención perdemos “partes” de nuestro tracto digestivo) reducirá la absorción de magnesio. Un ejemplo de estos procedimientos es la cirugía bariátrica o de la obesidad.

Si sufres alguno de estos problemas o cualquier otra condición crónica, es esencial que acudas a todas las citas previstas en tu centro de salud. Controlar tus enfermedades correctamente te ayudará a preservar tus niveles de magnesio dentro de un rango saludable.

Asimismo, varios medicamentos pueden afectar a tus reservas de magnesio y producir una carencia de este  mineral. Puedes ver los principales fármacos implicados en la siguiente lista (19):

  • Medicamentos para “la retención de líquidos”, conocidos como diuréticos.
  • Antibióticos y antiparasitarios como los aminoglucósidos y la pentamidina.
  • Fármacos para regular la inmunidad como la ciclosporina.
  • Tratamientos para “la acidez de estómago” (pirosis y dispepsia) como el Omeprazol.

Utiliza los medicamentos con responsabilidad para evitar que tus niveles de magnesio se resientan. Sigue cuidadosamente las indicaciones de tu médico y pregúntale si tienes alguna duda. Y, por supuesto, ¡no te automediques!

Di no al alcohol y las drogas

Las drogas, y entre ellas, especialmente el alcohol, son producto que pueden deteriorar el funcionamiento de tu organismo. Las bebidas alcohólicas consumidas en exceso pueden afectar a tu intestino y a tus riñones y llevarte a sufrir una carencia de magnesio. Si crees que estás bebiendo en exceso, no dudes en pedir ayuda a un profesional. ¡Tu salud te lo agradecerá!

Una dieta rica en magnesio tiene numerosas ventajas para la salud. (Fuente: Nd3000: 120514481/ 123rf.com)

Valora el uso de suplementos

Si no puedes obtener el magnesio que necesitas de los alimentos, es posible recurrir a los suplementos. Estos productos podrían ayudarte en el caso de dietas nutricionalmente muy pobres o ciertos estados “con necesidades aumentadas” (situaciones de estrés o de exceso de actividad física). Puedes encontrarlos en forma de:

  • Cápsulas o tabletas, de magnesio solo o con múltiples vitaminas y minerales.
  • Polvo para mezclar con agua o zumos. Puede contener únicamente magnesio u otros nutrientes.
  • Suplementos liposomales, un formato novedoso con textura “gel” que incluye compuestos que mejoran la absorción del magnesio.

Sin embargo, ten presente que los suplementos de magnesio solo deberían utilizarse bajo supervisión médica durante el menor tiempo posible. Además, estos productos, a diferencia de los alimentos con magnesio, sí pueden provocar excesos de este mineral. No superes nunca los 350 mg/día de magnesio procedente de complementos nutricionales.

Resumen

Nuestro metabolismo depende del magnesio. Sin este mineral, cientos de reacciones esenciales para que nuestro cuerpo funcione correctamente se paralizarán. Por este motivo, resulta de vital importancia que contemos con el magnesio en nuestra dieta, incluyéndolo a diario en nuestros platos para asegurarnos una buena salud.

Las verduras, las frutas y los alimentos integrales serán tus mejores elecciones para que no te falte magnesio. Evita cocinarlos más de lo necesario para prevenir la pérdida de nutrientes. Si no pudieses recurrir a estos alimentos, podrías optar por un suplemento de magnesio si tu médico lo aprueba. Cuéntanos, ¿cuál es tu alimento con magnesio favorito?

Si gracias a este artículo has descubierto a los mejores alimentos con magnesio, por favor, deja un comentario y comparte este artículo.

(Fuente de la imagen destacada: Ella Olsson: kpdbryfotne/ Unsplash.com)

Referencias (19)

1. Calleja CA, Cámara M, Daschner Á, Fernández P, Franco CM, Giner R, et al. Informe del Comité Científico de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) sobre Ingestas Nutricionales de Referencia para la población española. In: Intergovernmental Panel on Climate Change, editor. Cambridge: Cambridge University Press; 2019. p. 1–30.
Fuente

2. Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA). FoodData Central . FoodData Central. 2019. p. fdc.nal.usda.gov.
Fuente

3. Bohn T. Dietary Factors Influencing Magnesium Absorption in Humans. Curr Nutr Food Sci . 2008 ;4(1):53–72.
Fuente

4. Kimura M, Itokawa Y. Cooking Losses of Minerals in Foods and Its Nutritional Significance. J Nutr Sci Vitaminol (Tokyo) .1990 ;36:S25–33.
Fuente

5. Fundación Española de la Nutrición. Ingesta diaria, adecuación de la ingesta y fuentes alimentarias de calcio, fósforo,magnesio y vitamina D en la población española: resultados del estudio científico ANIBES. 2015;
Fuente

6. Yablon LA, Mauskop A. Magnesium in headache . Magnesium in the Central Nervous System. University of Adelaide Press; 2011.
Fuente

7. Teigen L, Boes CJ. An evidence-based review of oral magnesium supplementation in the preventive treatment of migraine . Vol. 35, Cephalalgia. SAGE Publications Ltd; 2015. p. 912–22.
Fuente

8. Efstratiadis G, Sarigianni M, Gougourelas I. Hypomagnesemia and cardiovascular system .Vol. 10, Hippokratia. Hippokratio General Hospital of Thessaloniki; 2006. p. 147–52.
Fuente

9. Gröber U, Schmidt J, Kisters K. Magnesium in prevention and therapy . Vol. 7, Nutrients. MDPI AG; 2015. p. 8199–226.
Fuente

10. Castiglioni S, Cazzaniga A, Albisetti W, Maier JAM. Magnesium and osteoporosis: Current state of knowledge and future research directions . Vol. 5, Nutrients. MDPI AG; 2013 . p. 3022–33.
Fuente

11. Shaikh MN, Malapati BR, Gokani R, Patel B, Chatriwala M. Serum Magnesium and Vitamin D Levels as Indicators of Asthma Severity. Pulm Med.2016 ;2016:1–5.
Fuente

12. Li L, Huang AP, Wang LQ, Yu XL. Empirically derived dietary patterns and constipation among a middle-aged population from China, 2016-2018. Nutr J . 2019 Dec 26 ;18(1):88.
Fuente

13. Cuciureanu MD, Vink R. Magnesium and stress. In: Vink R, Nechifor M, editors. Magnesium in the Central Nervous System . Adelaide: University of Adelaide Press; 2011. p. 251–68.
Fuente

14. Schwalfenberg GK, Genuis SJ. The Importance of Magnesium in Clinical Healthcare. Scientifica (Cairo). 2017 ;2017.
Fuente

15. Saeedian Kia A, Amani R, Cheraghian B. The Association between the Risk of Premenstrual Syndrome and Vitamin D, Calcium, and Magnesium Status among University Students: A Case Control Study. Heal Promot Perspect . 2015 Oct 25;5(3):225–30.
Fuente

16. Oyanagi K, Hashimoto T. Magnesium in Parkinson’s disease: an update in clinical and basic aspects . Magnesium in the Central Nervous System. University of Adelaide Press; 2011 .
Fuente

17. Huang WQ, Long WQ, Mo XF, Zhang NQ, Luo H, Lin FY, et al. Direct and indirect associations between dietary magnesium intake and breast cancer risk. Sci Rep . 2019 Dec 1 ;9(1):1–10.
Fuente

18. Magnesium – Health Professional Fact Sheet . .
Fuente

19. Florentin M. Proton pump inhibitor-induced hypomagnesemia: A new challenge. World J Nephrol 2012;1(6):151.
Fuente

¿Por qué puedes confiar en mí?

Anabel Rodríguez Graduada en medicina
Graduada en Medicina. Mi misión: Utilizar el método científico para encontrar nuevas formas de potenciar el rendimiento deportivo e intelectual de las personas sanas. Mi público: Aquellas personas que deseen información sobre la suplementación basada en la evidencia. Mis suplementos favoritos: L-teanina y vitaminas del grupo B.
Documento oficial
Calleja CA, Cámara M, Daschner Á, Fernández P, Franco CM, Giner R, et al. Informe del Comité Científico de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) sobre Ingestas Nutricionales de Referencia para la población española. In: Intergovernmental Panel on Climate Change, editor. Cambridge: Cambridge University Press; 2019. p. 1–30.
Ir a la fuente
Web oficial
Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA). FoodData Central . FoodData Central. 2019. p. fdc.nal.usda.gov.
Ir a la fuente
Artículo científico
Bohn T. Dietary Factors Influencing Magnesium Absorption in Humans. Curr Nutr Food Sci . 2008 ;4(1):53–72.
Ir a la fuente
Artículo científico
Kimura M, Itokawa Y. Cooking Losses of Minerals in Foods and Its Nutritional Significance. J Nutr Sci Vitaminol (Tokyo) .1990 ;36:S25–33.
Ir a la fuente
Documento oficial
Fundación Española de la Nutrición. Ingesta diaria, adecuación de la ingesta y fuentes alimentarias de calcio, fósforo,magnesio y vitamina D en la población española: resultados del estudio científico ANIBES. 2015;
Ir a la fuente
Artículo científico
Yablon LA, Mauskop A. Magnesium in headache . Magnesium in the Central Nervous System. University of Adelaide Press; 2011.
Ir a la fuente
Artículo científico
Teigen L, Boes CJ. An evidence-based review of oral magnesium supplementation in the preventive treatment of migraine . Vol. 35, Cephalalgia. SAGE Publications Ltd; 2015. p. 912–22.
Ir a la fuente
Artículo científico
Efstratiadis G, Sarigianni M, Gougourelas I. Hypomagnesemia and cardiovascular system .Vol. 10, Hippokratia. Hippokratio General Hospital of Thessaloniki; 2006. p. 147–52.
Ir a la fuente
Artículo científico
Gröber U, Schmidt J, Kisters K. Magnesium in prevention and therapy . Vol. 7, Nutrients. MDPI AG; 2015. p. 8199–226.
Ir a la fuente
Artículo científico
Castiglioni S, Cazzaniga A, Albisetti W, Maier JAM. Magnesium and osteoporosis: Current state of knowledge and future research directions . Vol. 5, Nutrients. MDPI AG; 2013 . p. 3022–33.
Ir a la fuente
Artículo científico
Shaikh MN, Malapati BR, Gokani R, Patel B, Chatriwala M. Serum Magnesium and Vitamin D Levels as Indicators of Asthma Severity. Pulm Med.2016 ;2016:1–5.
Ir a la fuente
Artículo científico
Li L, Huang AP, Wang LQ, Yu XL. Empirically derived dietary patterns and constipation among a middle-aged population from China, 2016-2018. Nutr J . 2019 Dec 26 ;18(1):88.
Ir a la fuente
Artículo científico
Cuciureanu MD, Vink R. Magnesium and stress. In: Vink R, Nechifor M, editors. Magnesium in the Central Nervous System . Adelaide: University of Adelaide Press; 2011. p. 251–68.
Ir a la fuente
Artículo científico
Schwalfenberg GK, Genuis SJ. The Importance of Magnesium in Clinical Healthcare. Scientifica (Cairo). 2017 ;2017.
Ir a la fuente
Estudio en humanos
Saeedian Kia A, Amani R, Cheraghian B. The Association between the Risk of Premenstrual Syndrome and Vitamin D, Calcium, and Magnesium Status among University Students: A Case Control Study. Heal Promot Perspect . 2015 Oct 25;5(3):225–30.
Ir a la fuente
Artículo científico
Oyanagi K, Hashimoto T. Magnesium in Parkinson’s disease: an update in clinical and basic aspects . Magnesium in the Central Nervous System. University of Adelaide Press; 2011 .
Ir a la fuente
Artículo científico
Huang WQ, Long WQ, Mo XF, Zhang NQ, Luo H, Lin FY, et al. Direct and indirect associations between dietary magnesium intake and breast cancer risk. Sci Rep . 2019 Dec 1 ;9(1):1–10.
Ir a la fuente
Web oficial
Magnesium – Health Professional Fact Sheet . .
Ir a la fuente
Artículo científico
Florentin M. Proton pump inhibitor-induced hypomagnesemia: A new challenge. World J Nephrol 2012;1(6):151.
Ir a la fuente