destacada
Última actualización: 20/07/2020

Nuestro método

255Productos analizados

30Horas invertidas

36Estudios evaluados

321Comentarios recaudados

¿Conoces a la vitamina C? Seguro que has oído hablar de todas las virtudes de este nutriente. A esta molécula se le atribuyen todo tipo de “superpoderes” que van desde una actividad antioxidante y antienvejecimiento a la capacidad de prevenir o curar enfermedades. Pero, ¿qué hay de cierto? ¿Cuál es la verdad acerca de las propiedades de la vitamina C?

No hay duda de que necesitamos consumir vitamina C a diario si queremos mantenernos sanos. Sin embargo, será necesario que conozcamos bien cuáles son sus verdaderas propiedades para poder sacarle todo el partido a este nutriente. Si no quieres volver a tener dudas acerca de la función de la vitamina C, te invitamos a leer atentamente este artículo. ¡Acompáñanos!

100% GRATIS & EXCLUSIVO

Newsletter semanal sobre nutrición y suplementos

¡Suscríbete GRATIS a los newsletter de nuestro socio The Hidden Portal y conviértete en un experto en nutrición y suplementos! Recibirás los correos cómodamente en tu email. Esta oferta es limitada y exclusiva para los visitantes de GUIADESUPLEMENTOS.

* Puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento con tan solo un clic.

Un servicio de

Lo más importante

  • La vitamina C es una molécula esencial para nuestro bienestar. Sus propiedades antioxidantes, promotoras de la inmunidad y estimulantes del colágeno, entre otras, permitirán a nuestro organismo mantener sus funciones normales.
  • Para mantener nuestros niveles de vitamina C dentro de los límites recomendados, es recomendable seguir una dieta variada y rica en fruta y verdura. Si esto no fuese posible, nuestro médico puede recetarnos un suplemento.
  • A la hora de decantarnos por un artículo con vitamina C, debemos valorar la posible existencia de alérgenos o de ingredientes de origen animal, su formulación, su dosis y su relación calidad-precio.

Los mejores suplementos para disfrutar de las propiedades de la vitamina C

En esta sección descubrirás cinco suplementos de vitamina C de excelente calidad. Cada uno se ha elegido teniendo en cuenta las diferentes necesidades de cada consumidor, aunque te recomendamos que consultes con un especialista antes de utilizar cualquier suplemento. Y si lo que deseas es un cosmético con vitamina C, ¿por qué no visitas nuestro artículo al respecto?

La mejor vitamina C liposomada premium

Recomendación especial

AffiliateLink


Vitamina C liposomal

Vitamina C liposomada con ingredientes premium.

250 ml. La vitamina C liposomal de Sundt sobresale gracias a la calidad de sus ingredientes. Para su fabricación se han utilizado solamente sustancias de la más alta calidad. Asimismo, el suplemento es vegano, no contiene azúcar, gluten ni ha sido manipulado genéticamente.

Sundt se ha esforzado en la creación de una fórmula única: líquida y liposomal. Ambos aspectos ayudan a nuestro cuerpo a absorber la vitamina de una manera más eficiente.

La mejor vitamina C con bioflavonoides

Nutravita ha combinado a la vitamina C con bioflavonoides y aceite de rosa mosqueta, asegurando que estos dos compuestos potencian las acciones del nutriente antioxidante. El suplemento es apto para veganos.

Uno de los aspectos positivos de este suplemento, según los consumidores, es la cantidad de tabletas (180), que además pueden dividirse con facilidad. La empresa ofrece un servicio de atención al cliente que resolverá todas nuestras dudas.

La mejor vitamina C para los estómagos sensibles

No products found.

Uno de los principales efectos secundarios de los suplementos de la vitamina C es la aparición de molestias intestinal. Sin embargo, este producto de Solgar combina la vitamina C con el mineral de calcio, creando una forma “no ácida” de este nutriente.

Las personas que han probado este producto aseguran beneficiarse de todas las propiedades de la vitamina C sin sufrir problemas estomacales. El envío es extremadamente rápido.

La mejor vitamina C de origen natural

La vitamina C de este artículo no ha sido creada mediante procesos de laboratorio, sino que procede del extracto de acerola, una fruta tropical rica en antioxidantes. Cada cápsula contiene 180 mg de vitamina C.

El origen 100 % natural de este producto hace las delicias de los consumidores más exigentes. Además, el equipo de atención al cliente de Vegavero responderá en tiempo récord a cualquier consulta acerca del producto.

Todo sobre las propiedades de la vitamina C

La vitamina C es un nutriente repleto de propiedades beneficiosas para nuestro cuerpo. Esta molécula permite que nuestro sistema inmune funcione correctamente y que nuestros tejidos puedan protegerse de las agresiones externas. En forma de cremas o sérums, la vitamina C es un fabuloso ingrediente antimanchas que lucha contra el envejecimiento prematuro de la piel.

La vitamina C tiene propiedades antioxidantes. (Fuente: Puhhha: 133503610/ 123rf.com)

La vitamina C, una molécula repleta de propiedades beneficiosas

La vitamina C, también conocida como ácido ascórbico, es un compuesto esencial para la salud de nuestro organismo. Como la mayoría de las vitaminas, el ácido ascórbico no puede ser generado por nuestro cuerpo, por lo que debemos ingerirlo a menudo si queremos beneficiarnos de sus importantísimas propiedades.

De hecho, el rol de esta vitamina es tan importante para nuestro cuerpo que su carencia tiene unas consecuencias nefastas para nuestra salud. El deterioro del sistema inmune, el envejecimiento prematuro y una mayor dificultad para metabolizar y utilizar los nutrientes son tan solo algunos de los problemas que pueden causar su déficit (1).

La falta grave de vitamina C dará lugar al escorbuto.

Se cree que el nombre de esta enfermedad procede de la expresión alemana u holandesa medieval, “la enfermedad que rompe”. (2) Y es que, al no disponer de esta vitamina en nuestro cuerpo, aparecerán lesiones y fisuras en los vasos sanguíneos, a los que se sumarán hematomas y sangrado que pueden poner en peligro la vida (3).

En nuestro entorno, la carencia absoluta de vitamina C y el escorbuto son problemas francamente raros. Sin embargo, sí que es posible realizar un consumo insuficiente de ácido ascórbico, especialmente si somos fumadores o seguimos dietas de adelgazamiento nutricionalmente pobres. ¡Vigila tu consumo de vitamina C para no “perderte” ninguna de sus fabulosas propiedades!

Dr. Lyutha Al SubhiEspecialista en Ciencias de la Alimentación y Nutrición Humana (Omán)

“Los alimentos ricos en vitamina C, que ayudan en la formación de anticuerpos y tienen efectos antioxidantes, son los cítricos (naranjas, limas y limones), los pimientos de cualquier color, el tomate, el kiwi y los brotes verdes”.

La vitamina C es antioxidante

Cada día, nuestro organismo genera cientos de miles de reacciones químicas diferentes necesarias para nuestra supervivencia. Como resultado de esta actividad, se liberarán radicales libres, unas partículas “de desecho” que en grandes cantidades, pueden acelerar el envejecimiento e incluso provocar enfermedades, “oxidando” nuestros tejidos.

Por si fuese poco, los radicales libres no solo son producidos por nuestro organismo. También pueden proceder “del exterior”, a través de la comida (alimentos “quemados”), de la contaminación ambiental, de la luz solar o de tóxicos como el alcohol y el tabaco. ¡Es como si estuviésemos bajo un ataque continuo (4)!

Para evitar los peores efectos de los radicales libres, podemos recurrir a los antioxidantes, capaces de captar y “neutralizar” la capacidad dañina de esas partículas. Y es que la vitamina C es uno de los antioxidantes mejor conocidos y más apreciados por los expertos (5), capaz de proteger a todo nuestro organismo de la oxidación prematura:

  • En el corazón, la vitamina C podría oponerse a la oxidación del colesterol “malo” o LDL, es decir, frenaría o mitigaría uno de los procesos que intervienen en la formación de la “placa de colesterol” que da lugar a la aterosclerosis (6).
  • En la piel, la vitamina C podría oponerse a las acciones de los radicales libres que degradan el colágeno, la proteína que le da firmeza a la piel y que también forma parte de tendones y articulaciones (7).
  • En el cerebro, la vitamina C actúa como un potente antioxidante que protege a las neuronas, las células más importantes del sistema nervioso. De hecho, el cerebro es uno de los tejidos que más vitamina C guarda para ser capaz de apoyar a las neuronas en su frenética actividad diaria (8).
  • Para los ojos, la vitamina C es uno de los nutrientes más importantes. Junto a otros elementos antioxidantes, como la vitamina E, la luteína y el beta-caroteno, esta molécula podría ayudar a prevenir ciertas enfermedades de la vista relacionadas con el envejecimiento (9).

Los cítricos y las verduras como el pimiento son muy ricas en vitamina. (Fuente: Zbyshko: 52315233/ 123rf.com)

La vitamina C es necesaria para la piel, las articulaciones y los huesos

La vitamina C es imprescindible para la síntesis del colágeno, y esta proteína es un componente esencial de la piel y todo el sistema musculoesquelético (huesos, articulaciones y tendones, entre otros). Nuestro organismo recurrirá al colágeno para reparar las lesiones de nuestros tejidos, por lo que necesitará contar con unos niveles adecuados de vitamina C.

La  piel, por otro lado, es un órgano muy rico en colágeno, requiriendo un aporte constante de vitamina C para mantenerla saludable. Si no contamos con el ácido ascórbico suficiente como para estimular la síntesis de colágeno, es posible que aparezcan arrugas en la piel de forma prematura. ¡Un motivo de peso para incluir esta vitamina en tu dieta (10, 11, 12)!

La vitamina C es fotoprotectora

¡La vitamina C podría protegerte ante la acción dañina de la radiación solar! Se ha visto que el ácido ascórbico, cuando se aplica sobre la piel, tiene la capacidad de reforzar el efecto del protector solar, volviendo a nuestro cutis más resistente a la inflamación y a las quemaduras causadas por el sol (13).

La resistencia de la piel al daño solar parece aumentar mediante la aplicación de sérums o cremas con una concentración de, al menos, un 10 % de ácido ascórbico. Actualmente, no puede afirmarse que la suplementación oral con vitamina C proteja la piel, aunque su combinación con otros suplementos antioxidantes (como los de vitamina E) sí podría ser beneficiosa (14).

Ashley DanielsonNutricionista (EE.UU.)

“La vitamina C tiene cualidades antioxidantes. También es una maravillosa vitamina antiinflamatoria, reconocida por sus propiedades estimulantes de la síntesis natural de colágeno, proporcionándonos esa elasticidad y lozanía que la mayoría de gente desea en su piel”.

La vitamina C refuerza tus defensas

La vitamina C juega un rol esencial en nuestro sistema inmune. Las células que componen nuestras defensas la utilizan para “atacar” y destruir a los microorganismos invasores. Además, nuestros sistemas de “barrera” (como la piel) la necesitan para mantenerse fuertes ante el asedio de los gérmenes. Si tenemos niveles insuficientes, estaremos predispuestos a enfermar (15).

La importancia de la dieta. Este es uno de los motivos por los que es tan importante seguir una dieta sana y equilibrada, rica en productos frescos con abundante vitamina C. Mantener una concentración adecuada de esta vitamina ayudará a nuestro sistema inmune a estar “siempre alerta” y a luchar contra la infección y la inflamación.

Entonces, ¿los suplementos de vitamina C me protegerán frente a la enfermedad? Si consultamos la bibliografía disponible, veremos que los productos con vitamina C no evitan que enfermemos. Sin embargo, sí que podrían hacer que el resfriado común y las infecciones del tracto urinario (“infecciones de orina”) sean más leves y se curen antes (16, 17, 18, 19).

Sin embargo, las recomendaciones de los expertos acerca de la vitamina C y las defensas son firmes. Siempre que sea posible, debemos obtener este nutriente mediante una dieta equilibrada. Y si estamos enfermos, no debemos automedicarnos, sino que debemos consultar con nuestro médico las opciones de tratamiento disponibles para nuestro caso (20).

Los suplementos de vitamina C se utilizan para evitar la carencia de esta vitamina. (Fuente: Serezniy: 110614295/ 123rf.com)

La vitamina C podría ayudarte a perder peso

¿Tienes problemas para bajar de peso? En lugar de hacer una dieta aún más restrictiva o añadirle más horas a tu rutina de ejercicio, pregúntate si estás consumiendo suficiente vitamina C. Actualmente, se está estudiando la influencia de este nutriente en nuestra capacidad para metabolizar y oxidar (es decir, “quemar”) la grasa de la dieta (21).

Y es que la vitamina C contribuye a la síntesis de carnitina, un transportador que moviliza los ácidos grasos de nuestro cuerpo a las mitocondrias (los “motores” de nuestras células) para obtener energías. Si nuestros niveles de ácido ascórbico fuesen insuficientes, podríamos encontrarnos con dificultades para sintetizar carnitina, quemar grasa y bajar de peso (22).

No obstante, recuerda que el peso es uno de los factores más complicados de controlar. Aunque algunos estudios indican que la vitamina C podría influir en nuestra capacidad para adelgazar, otros experimentos no han encontrado tal relación (23). Si tienes problemas para mantener tu peso ideal, te aconsejamos que consultes con un especialista antes de tratarte por tu cuenta.

Otras propiedades de la vitamina C

Las propiedades de la vitamina C que hemos nombrado anteriormente son algunas de las más interesantes. No obstante, ¡eso no quiere decir que sean las únicas! El ácido ascórbico es un compuesto increíblemente versátil que participa en infinidad de procesos, como por ejemplo (24, 25, 26):

  • Equilibrio metabólico: El ácido ascórbico contribuye al metabolismo de las grasas, las proteínas y los hidratos de carbono, ayudando a nuestro organismo a utilizar correctamente estos nutrientes.
  • “Reciclaje” de la vitamina E: La vitamina C podría ayudar a “reciclar” la vitamina E, otro poderoso antioxidante. Mantener sus niveles elevados podría ayudarnos a luchar contra el envejecimiento prematuro.
  • Absorción del hierro: El ácido ascórbico interactúa con los suplementos de hierro y mejora su absorción. Esta propiedad le resultará muy útil a las personas que sufran anemia, es decir, una incapacidad de los glóbulos rojos para transportar oxígeno en nuestro cuerpo. En muchas ocasiones, la falta de hierro es la responsable de la anemia.

Actualmente, se están realizando numerosos estudios para descubrir otras posibles acciones de la vitamina C. Se estudia el potencial de esta  molécula para estimular el crecimiento del cabello, participar en el desarrollo del cerebro de los más pequeños o incluso, controlar los niveles de azúcar en sangre de los diabéticos tipo 2 (8, 27, 28). ¿No es fantástico?

Necesitamos vitamina C para sintetizar colágeno y mantener nuestra piel joven. (Fuente: Iakovenko: 80904209/ 123rf.com)

Fruta y verdura: aumenta tus niveles de vitamina C

Si quieres reforzar tu salud, la respuesta está clara. Incluye más fruta y verdura en tus platos. Las personas que consumen más productos vegetales frescos han demostrado, una y otra vez, contar con unos niveles superiores de vitamina C y con una mayor esperanza de vida. Pero, ¿cuánto ácido ascórbico deberías tomar al día? Las recomendaciones varían entre países:

Grupo poblacional Recomendaciones vitamina C (España) (29) Recomendaciones vitamina C (EE.UU. National Institutes of Health) (30)
Bebés 0-6 meses 50 miligramos 40 miligramos
Bebés 7-12 meses 50 miligramos 50 miligramos
Niños y niñas 1-3 años 55 miligramos 15 miligramos
Niños y niñas 4-8 años 55 miligramos 25 miligramos
Niños y niñas 9-13 años 60 miligramos 45 miligramos
Chicas 14-18 años 60 miligramos 65 miligramos
Chicos 14-18 años 60 miligramos 75 miligramos
Mujeres mayores de 18 años 60 miligramos 75 miligramos
Mujeres embarazadas 80 miligramos 80-85 miligramos
Mujeres en periodo de lactancia 85 miligramos 115-120 miligramos
Varones mayores de 18 años 60 miligramos 90 miligramos

Como puedes ver, las recomendaciones de los expertos españoles difieren ligeramente de las conocidas indicaciones de los organismos norteamericanos. Por ese motivo, si quieres definir a la perfección tus necesidades individuales de vitamina C, te recomendamos que te dejes aconsejar por tu médico de confianza.

No obstante, una dieta rica en frutas y verduras te permitirá cumplir (y superar, de forma segura) las recomendaciones de los expertos españoles y estadounidenses. Observa la siguiente lista para descubrir los alimentos más ricos en vitamina C (31):

  • Guayaba: 228 miligramos (mg) de vitamina C por 100 gramos
  • Perejil: Papaya: 133 mg de vitamina C por 100 gramos
  • Pimiento: 128 mg de vitamina C por 100 gramos
  • Kiwi: 93 mg de vitamina C por 100 gramos
  • Brécol: 89 mg de vitamina C por 100 gramos
  • Espinaca: 65 mg de vitamina C por 100 gramos
  • Papaya: 61 mg de vitamina C por 100 gramos
  • Fresa: 59 mg de vitamina C por 100 gramos
  • Naranja: 53 mg de vitamina C por 100 gramos

Y recuerda que si el consumo de fruta y verdura fresca no se adapta a tu bolsillo, puedes recurrir a los productos vegetales congelados. Estos artículos suelen tener un buen valor nutricional y en algunos casos específicos, como el del pimiento, albergan más vitamina C que los artículos no congelados.

Refuerza tu dieta: el papel de los suplementos de vitamina C

Los suplementos de vitamina C se han comercializado para cubrir todo tipo de necesidades. Puedes encontrar esta vitamina formando parte de complejos multivitamínicos, en remedios para el resfriado y de forma aislada en suplementos especializados. En al ámbito médico, se ha intentado utilizar estos complementos como prevención de enfermedades graves (como el cáncer) (32).

Pero, ¿son realmente efectivos estos suplementos? Actualmente, los expertos solo avalan el uso de los artículos con vitamina C para evitar, prevenir o tratar la carencia de esta vitamina y su peor consecuencia (el escorbuto) (33). Lo ideal, señalan, sería obtener este nutriente por medio de la dieta y solo si esto no fuese posible podríamos recurrir a suplementos.

Si llevas una nutrición poco equilibrada, eres fumador o tomas grandes cantidades de alcohol, tu riesgo de sufrir una carencia de vitamina C es mayor que el de la media. En ese caso, te recomendamos que valores con tu médico la necesidad de utilizar suplementos de ácido ascórbico.

No utilices los suplementos de vitamina C para prevenir o tratar ninguna enfermedad sin autorización de un experto. Si eres menor de edad, una mujer embarazada o que está dando el pecho o sufres de enfermedades crónicas, no utilices estos suplementos sin la autorización previa de un profesional de la salud.

La vitamina C aplicada de forma tópica tiene propiedades fotoprotectoras. (Fuente: Malyshchyts: 34157249/ 123rf.com)

Más no siempre es mejor: contraindicaciones de los suplementos de vitamina C

Aunque los suplementos de vitamina C se consideran productos por lo general seguros, podrían provocar efectos adversos si se utilizan en grandes cantidades o de forma imprudente. Actualmente, no se recomienda superar los 2000 miligramos de vitamina C al día en adultos sanos.

Si sufrimos de alguna enfermedad crónica (como diabetes o enfermedad renal) la cantidad máxima recomendada de ácido ascórbico podría ser todavía menor. Por favor, consulta con tu médico antes de tomar estos suplementos si padeces alguna patología crónica.

El efecto secundario más común de estos suplementos es el malestar intestinal (náuseas, diarreas y ardor de estómago). No obstante, el uso de estos artículos también se ha relacionado con la aparición de cálculos renales (“piedras en el riñón”) y de reacciones alérgicas (33). Consulta nuestro artículo acerca de los suplementos de vitamina C para saber más.

Por último, recuerda que los suplementos de vitamina C podrían alterar los efectos de tu medicación. Se han descrito interacciones entre el ácido ascórbico y los fármacos para el colesterol, la quimioterapia, los anticonceptivos, el paracetamol y los anticoagulantes, entre otros. Consulta a un profesional de la salud si tomas algún fármaco antes de usar este suplemento (33).

foco

Si tienes anemia, es probable que tu médico te haya aconsejado tomar un suplemento de hierro acompañado de “algo de zumo de frutas con vitamina C”. ¡Y es que una de las propiedades de la vitamina C es la de aumentar la absorción del hierro!

Productos para la piel con vitamina C: una alternativa a los suplementos

¿Sabías que las cremas y sérums con vitamina C son una manera perfecta de incluir esta vitamina en tu rutina diaria? Estos productos tienen una acción antimanchas y antienvejecimiento, mejorando la textura de la piel y luchando contra las peores acciones de la radiación solar. ¡Aplícatelos antes de tu protector solar!

Estas cremas se consideran seguras para casi todos los tipos de pieles. No obstante, los productos con altas concentraciones de ácido ascórbico podrían causar irritación y descamación cutánea en las personas más sensibles. Además, las embarazadas deberían consultar a su matrona o ginecólogo antes de usar ningún producto cosmético nuevo (34).

¡Empieza por una concentración baja de vitamina C y disfruta de las virtudes de estos sérums!

Criterios de compra: Artículos con vitamina C

¿Estás pensando en adquirir un producto con vitamina C? No importa si tu médico te ha recomendado hacerte con un suplemento o si estás pensando en incorporar un nuevo artículo a tu rutina de belleza. Nuestros criterios de compra te ayudarán a realizar la mejor elección posible. ¡No dejes de leerlos!

Alérgenos

Si eres alérgico o intolerante a la leche, el gluten, los frutos secos, el huevo o a la soja, extrema las precauciones cuando compres un suplemento de vitamina C. Asegúrate de que tu complemento te proporciona garantías (preferiblemente mediante una certificación oficial) de que está libre de compuestos que puedan generarte reacciones adversas.

Dependiendo de la gravedad de tu alergia, es posible que también debas revisar cuidadosamente el envasado de tus cremas y sérums de vitamina C. Algunos ingredientes, como los perfumes, podrían provocarte reacciones no deseadas. Si eres celíaco, debes saber que los cosméticos con gluten también pueden provocar intolerancia en algunos casos.

Para mantener nuestros niveles de vitamina C dentro de los límites recomendados, es recomendable seguir una dieta variada y rica en fruta y verdura. (Fuente: Yeulet: 42251501/ 123rf.com)

Productos cruelty-free

El ácido ascórbico de las cremas y los suplementos se obtiene mediante la transformación de azúcares (como el azúcar de caña). Estos procesos químicos no deberían utilizar productos animales para fabricar vitamina C, por lo que, en teoría, los artículos con ácido ascórbico pueden considerarse aptos para veganos  (35).

No obstante, recuerda que las cápsulas de tu suplemento, los excipientes de cremas y sérums y los ingredientes adicionales de ambos tipos de artículos podrían contener materias primas de origen animal. No “bajes la guardia” si sigues una dieta plant-based y exige siempre un “sello de calidad vegana” en todos tus artículos.

Formulación

Si quieres utilizar un suplemento de vitamina C, debes saber que puedes  encontrar a esta molécula de forma aislada o unida a diferentes compuestos:

  • Ácido ascórbico: Es la vitamina C “aislada”. Está disponible en forma sintética (a partir del azúcar) o como extractos de frutas y verduras. No obstante, no ha podido demostrarse que los suplementos de origen “natural” sean mejores que los “artificiales” y, paradójicamente, tienden a deteriorarse antes. Esta forma de la vitamina C puede provocar malestar intestinal.
  • Vitamina C con sales minerales: Esta forma puede resultar mucho menos agresiva con el estómago, al combinar el ácido ascórbico con una sal mineral y reducir así su acidez. Un ejemplo es el ascorbato de calcio.
  • Vitamina C con bioflavonoides: En este caso, el ácido ascórbico se administra unido a compuestos antioxidantes que podrían incrementar su potencia. En algunos casos, los bioflavonoides también aumentan su absorción.
  • Vitamina C liposomada: En esta formulación, el ácido ascórbico se une a pequeñas “gotitas” de grasa llamadas liposomas, cuya estructura es muy similar a la de la membrana de nuestras células. Así, logramos aumentar la absorción de esta vitamina. Si quieres saber más sobre este novedoso sistema, échale un vistazo a nuestro artículo al respecto.

En el caso de los productos tópicos, encontrarás formulaciones (como el ascorbil fosfato) que evitan la aparición de irritación y descamación cutánea (los principales efectos secundarios de la vitamina C). Sin embargo, estas formulaciones podrían ser menos efectivas a la hora de mejorar la textura de la piel que la forma “original” de la vitamina C, el ácido ascórbico (34).

La vitamina C es una molécula esencial para nuestro bienestar. (Fuente: Karandaev: 54581475/ 123rf.com)

Dosis y concentración

Recuerda que la dosis recomendada de vitamina C oscila entre los 60 y los 90 mg/día. Sin embargo, en el mercado online encontrarás dosis muy elevadas de este suplemento (entre 1000-3000 mg). No es recomendable que consumas más de 2000 mg/día de estos suplementos, excepto si tu médico te indica lo contrario (36).

De hecho, algunos expertos aconsejan no superar los 1000 mg/día de complementos de vitamina C, asegurando que dosis superiores a esta cantidad no aportarán beneficios adicionales. ¿Y qué hay de los sérums o cremas? Los estudios disponibles señalan que los efectos fotoprotectores de estos productos aparecen con concentraciones de ácido ascórbico de, al menos, un 10 % (34).

Relación calidad-precio

Los suplementos de vitamina C más “tradicionales” tienen un precio muy asequible (aproximadamente, 20 euros por 100 comprimidos). No obstante, el coste de estos artículos puede elevarse más si buscamos compuestos liposomados o con bioflavonoides, superando fácilmente los 25 euros por envase (100 cápsulas o 250 mililitros).

Por otro lado, el precio de los cosméticos con vitamina  C y sus derivados puede variar muchísimo, dependiendo del fabricante, de los excipientes utilizados y de la popularidad del producto. Sin embargo, podrás encontrar excelentes sérums de ácido ascórbico por menos de 15 euros. ¡No hay excusa para no disfrutar de una piel bonita!

Resumen

La vitamina C es un nutriente con fantásticas propiedades. Esta molécula resulta esencial para que nuestra piel resista el paso del tiempo, para que nuestras defensas funcionen correctamente y para que nuestro metabolismo se mantenga activo. Si nuestra dieta no incluye el suficiente ácido ascórbico, nuestro bienestar sufrirá.

Una alimentación rica en frutas y verduras nos dará toda la vitamina C que necesitamos para nuestro día. No obstante, si nuestros hábitos son los adecuados, es posible que un suplemento de ácido ascórbico pueda ayudarnos. Además, podemos recurrir a las cremas y sérums de esta vitamina para mejorar la textura de nuestra piel. Y tú, ¿has probado ya la vitamina C?

Si gracias a este artículo has descubierto las fabulosas propiedades de la vitamina C, por favor, deja un comentario y comparte este artículo.

(Fuente de la imagen destacada: Yarmolovich: 79070533/ 123rf.com)

Referencias (36)

1. Hon SL. Vitamin C (Ascorbic Acid). In: Encyclopedia of Toxicology: Third Edition [Internet]. Elsevier; 2014 . p. 962–3.
Fuente

2. Etymonline.com. Origin and meaning of scurvy by Online Etymology Dictionary [Internet].
Fuente

3. Maxfield L, Crane JS. Vitamin C Deficiency (Scurvy) [Internet]. StatPearls. 2019 .
Fuente

4. Lobo V, Patil A, Phatak A, Chandra N. Free radicals, antioxidants and functional foods: Impact on human health [Internet]. Vol. 4, Pharmacognosy Reviews. Wolters Kluwer — Medknow Publications; 2010 . p. 118–26.
Fuente

5. Pehlivan FE. Vitamin C: An Antioxidant Agent. In: Vitamin C [Internet]. InTech; 2017 .
Fuente

6. Moser M, Chun O. Vitamin C and Heart Health: A Review Based on Findings from Epidemiologic Studies. Int J Mol Sci [Internet]. 2016 Aug 12 ;17(8):1328.
Fuente

7. Telang P. Vitamin C in dermatology. Indian Dermatol Online J [Internet]. 2013 [cited 2020 May 29];4(2):143.
Fuente

8. Harrison FE, May JM. Vitamin C function in the brain: vital role of the ascorbate transporter SVCT2 [Internet]. Vol. 46, Free Radical Biology and Medicine. NIH Public Access; 2009 . p. 719–30
Fuente

9. Rasmussen HM, Johnson EJ. Nutrients for the aging eye. Clin Interv Aging [Internet]. 2013 ;8:741–8.
Fuente

10. Ripani U, Manzarbeitia-Arroba P, Guijarro-Leo S, Urrutia-Graña J, De Masi-De Luca A. Vitamin C May Help to Reduce the Knee’s Arthritic Symptoms. Outcomes Assessment of Nutriceutical Therapy. Med Arch (Sarajevo, Bosnia Herzegovina) [Internet]. 2019 Jun 1 ;73(3):173–7.
Fuente

11. Chiu PR, Hu YC, Huang TC, Hsieh BS, Yeh JP, Cheng HL, et al. Vitamin C protects chondrocytes against monosodium iodoacetate-induced osteoarthritis by multiple pathways. Int J Mol Sci [Internet]. 2017 Jan 1 ;18(1):38.
Fuente

12. DePhillipo NN, Aman ZS, Kennedy MI, Begley JP, Moatshe G, LaPrade RF. Efficacy of Vitamin C Supplementation on Collagen Synthesis and Oxidative Stress After Musculoskeletal Injuries: A Systematic Review [Internet]. Vol. 6, Orthopaedic Journal of Sports Medicine. SAGE Publications Ltd; 2018 .
Fuente

13. Darr D, Dunston S, Faust H, Pinnell S. Effectiveness of Antioxidants (Vitamin C and E) With and Without Sunscreens as Topical Photoprotectants. Acta Derm Venereol [Internet]. 1996 ;76(4):264–8.
Fuente

14. Parrado C, Philips N, Gilaberte Y, Juarranz A, González S. Oral photoprotection: Effective agents and potential candidates [Internet]. Vol. 5, Frontiers in Medicine. Frontiers Media S.A.; 2018 . p. 188.
Fuente

15. Carr AC, Maggini S. Vitamin C and immune function [Internet]. Vol. 9, Nutrients. MDPI AG; 2017 .
Fuente

16. Bucher A, White N. Vitamin C in the Prevention and Treatment of the Common Cold [Internet]. Vol. 10, American Journal of Lifestyle Medicine. SAGE Publications Inc.; 2014 . p. 181–3.
Fuente

17. Ran L, Zhao W, Wang J, Wang H, Zhao Y, Tseng Y, et al. Extra Dose of Vitamin C Based on a Daily Supplementation Shortens the Common Cold: A Meta-Analysis of 9 Randomized Controlled Trials [Internet]. Vol. 2018, BioMed Research International. 2018 .
Fuente

18. Ochoa-Brust GJ, Fernández AR, Villanueva-Ruiz GJ, Velasco R, Trujillo-Hernández B, Vásquez C. Daily intake of 100 mg ascorbic acid as urinary tract infection prophylactic agent during pregnancy. Acta Obstet Gynecol Scand [Internet]. 2007 ;86(7):783–7.
Fuente

19. Montorsi F, Gandaglia G, Salonia A, Briganti A, Mirone V. Effectiveness of a Combination of Cranberries, Lactobacillus rhamnosus, and Vitamin C for the Management of Recurrent Urinary Tract Infections in Women: Results of a Pilot Study. Eur Urol [Internet]. 2016 Dec 1 ;70(6):912–5.
Fuente

20. Cassa Macedo A, Oliveira Vilela de Faria A, Ghezzi P. Boosting the Immune System, From Science to Myth: Analysis the Infosphere With Google. Front Med [Internet]. 2019 Jul 25.
Fuente

21. Campión J, Milagro FI, Fernández D, Martínez JA. Vitamin C supplementation influences body fat mass and steroidogenesis- related genes when fed a high-fat diet. Int J Vitam Nutr Res [Internet]. 2008 ;78(2):87–95.
Fuente

22. Johnston CS, Corte C, Swan PD. Marginal vitamin C status is associated with reduced fat oxidation during submaximal exercise in young adults. Nutr Metab [Internet]. 2006 Aug 31 ;3:35.
Fuente

23. Larsen SC, Ängquist L, Ahluwalia TS, Skaaby T, Roswall N, Tjønneland A, et al. Dietary ascorbic acid and subsequent change in body weight and waist circumference: Associations may depend on genetic predisposition to obesity – A prospective study of three independent cohorts. Nutr J [Internet]. 2014 May 3 ;13(1):43.
Fuente

24. Vissers MCM, Das AB. Potential mechanisms of action for vitamin C in cancer: Reviewing the evidence. Front Physiol [Internet]. 2018 Jul 3 ;9(JUL):809.
Fuente

25. Abdullah M, Jamil RT, Attia FN. Vitamin C (Ascorbic Acid) [Internet]. StatPearls. 2019 .
Fuente

26. Traber MG, Stevens JF. Vitamins C and E: Beneficial effects from a mechanistic perspective [Internet]. Vol. 51, Free Radical Biology and Medicine. NIH Public Access; 2011 . p. 1000–13.
Fuente

27. Almohanna HM, Ahmed AA, Tsatalis JP, Tosti A. The Role of Vitamins and Minerals in Hair Loss: A Review [Internet]. Vol. 9, Dermatology and Therapy. Springer Healthcare; 2019 . p. 51–70.
Fuente

28. Chambial S, Dwivedi S, Shukla KK, John PJ, Sharma P. Vitamin C in disease prevention and cure: An overview [Internet]. Vol. 28, Indian Journal of Clinical Biochemistry. 2013 . p. 314–28.
Fuente

29. Moreiras O, A Carbajal, L Cabrera CC. Ingestas diarias recomendadas de energía y nutrientes para la población española. Tablas Compos Aliment Ediciones Pirámide(Grupo Anaya, SA) 1 8a edición [Internet]. 2016;1–5.
Fuente

30. Vitamin C – Health Professional Fact Sheet [Internet]. [cited 2020 Jun 14].
Fuente

31. FoodData Central [Internet]. [cited 2019 Dec 2].
Fuente

32. Block G. Vitamin C and cancer prevention: The epidemiologic evidence. In: American Journal of Clinical Nutrition [Internet]. 1991 .
Fuente

33. Vitamin C (Ascorbic Acid): Uses, Side Effects, Interactions, Dosage, and Warning [Internet].
Fuente

34. Telang P. Vitamin C in dermatology. Indian Dermatol Online J [Internet]. 2013 ;4(2):143.
Fuente

35. Vandamme EJ. Production of vitamins, coenzymes and related biochemicals by biotechnological processes [Internet]. Vol. 53, Journal of Chemical Technology & Biotechnology. John Wiley & Sons, Ltd; 1992 . p. 313–27.
Fuente

36. By the way, doctor: What’s the right amount of vitamin C for me? – Harvard Health [Internet].
Fuente

¿Por qué puedes confiar en mí?

Libro online
Hon SL. Vitamin C (Ascorbic Acid). In: Encyclopedia of Toxicology: Third Edition [Internet]. Elsevier; 2014 . p. 962–3.
Ir a la fuente
Diccionario
Etymonline.com. Origin and meaning of scurvy by Online Etymology Dictionary [Internet].
Ir a la fuente
Libro online
Maxfield L, Crane JS. Vitamin C Deficiency (Scurvy) [Internet]. StatPearls. 2019 .
Ir a la fuente
Artículo científico
Lobo V, Patil A, Phatak A, Chandra N. Free radicals, antioxidants and functional foods: Impact on human health [Internet]. Vol. 4, Pharmacognosy Reviews. Wolters Kluwer — Medknow Publications; 2010 . p. 118–26.
Ir a la fuente
Artículo científico
Pehlivan FE. Vitamin C: An Antioxidant Agent. In: Vitamin C [Internet]. InTech; 2017 .
Ir a la fuente
Artículo científico
Moser M, Chun O. Vitamin C and Heart Health: A Review Based on Findings from Epidemiologic Studies. Int J Mol Sci [Internet]. 2016 Aug 12 ;17(8):1328.
Ir a la fuente
Artículo científico
Telang P. Vitamin C in dermatology. Indian Dermatol Online J [Internet]. 2013 [cited 2020 May 29];4(2):143.
Ir a la fuente
Artículo científico
Harrison FE, May JM. Vitamin C function in the brain: vital role of the ascorbate transporter SVCT2 [Internet]. Vol. 46, Free Radical Biology and Medicine. NIH Public Access; 2009 . p. 719–30
Ir a la fuente
Artículo científico
Rasmussen HM, Johnson EJ. Nutrients for the aging eye. Clin Interv Aging [Internet]. 2013 ;8:741–8.
Ir a la fuente
Artículo científico
Ripani U, Manzarbeitia-Arroba P, Guijarro-Leo S, Urrutia-Graña J, De Masi-De Luca A. Vitamin C May Help to Reduce the Knee’s Arthritic Symptoms. Outcomes Assessment of Nutriceutical Therapy. Med Arch (Sarajevo, Bosnia Herzegovina) [Internet]. 2019 Jun 1 ;73(3):173–7.
Ir a la fuente
Artículo científico
Chiu PR, Hu YC, Huang TC, Hsieh BS, Yeh JP, Cheng HL, et al. Vitamin C protects chondrocytes against monosodium iodoacetate-induced osteoarthritis by multiple pathways. Int J Mol Sci [Internet]. 2017 Jan 1 ;18(1):38.
Ir a la fuente
Revisión sistemática
DePhillipo NN, Aman ZS, Kennedy MI, Begley JP, Moatshe G, LaPrade RF. Efficacy of Vitamin C Supplementation on Collagen Synthesis and Oxidative Stress After Musculoskeletal Injuries: A Systematic Review [Internet]. Vol. 6, Orthopaedic Journal of Sports Medicine. SAGE Publications Ltd; 2018 .
Ir a la fuente
Artículo científico
Darr D, Dunston S, Faust H, Pinnell S. Effectiveness of Antioxidants (Vitamin C and E) With and Without Sunscreens as Topical Photoprotectants. Acta Derm Venereol [Internet]. 1996 ;76(4):264–8.
Ir a la fuente
Artículo científico
Parrado C, Philips N, Gilaberte Y, Juarranz A, González S. Oral photoprotection: Effective agents and potential candidates [Internet]. Vol. 5, Frontiers in Medicine. Frontiers Media S.A.; 2018 . p. 188.
Ir a la fuente
Artículo científico
Carr AC, Maggini S. Vitamin C and immune function [Internet]. Vol. 9, Nutrients. MDPI AG; 2017 .
Ir a la fuente
Artículo científico
Bucher A, White N. Vitamin C in the Prevention and Treatment of the Common Cold [Internet]. Vol. 10, American Journal of Lifestyle Medicine. SAGE Publications Inc.; 2014 . p. 181–3.
Ir a la fuente
Metaanálisis
Ran L, Zhao W, Wang J, Wang H, Zhao Y, Tseng Y, et al. Extra Dose of Vitamin C Based on a Daily Supplementation Shortens the Common Cold: A Meta-Analysis of 9 Randomized Controlled Trials [Internet]. Vol. 2018, BioMed Research International. 2018 .
Ir a la fuente
Estudio en humanos
Ochoa-Brust GJ, Fernández AR, Villanueva-Ruiz GJ, Velasco R, Trujillo-Hernández B, Vásquez C. Daily intake of 100 mg ascorbic acid as urinary tract infection prophylactic agent during pregnancy. Acta Obstet Gynecol Scand [Internet]. 2007 ;86(7):783–7.
Ir a la fuente
Estudio en humanos
Montorsi F, Gandaglia G, Salonia A, Briganti A, Mirone V. Effectiveness of a Combination of Cranberries, Lactobacillus rhamnosus, and Vitamin C for the Management of Recurrent Urinary Tract Infections in Women: Results of a Pilot Study. Eur Urol [Internet]. 2016 Dec 1 ;70(6):912–5.
Ir a la fuente
Artículo científico
Cassa Macedo A, Oliveira Vilela de Faria A, Ghezzi P. Boosting the Immune System, From Science to Myth: Analysis the Infosphere With Google. Front Med [Internet]. 2019 Jul 25.
Ir a la fuente
Estudio en animales
Campión J, Milagro FI, Fernández D, Martínez JA. Vitamin C supplementation influences body fat mass and steroidogenesis- related genes when fed a high-fat diet. Int J Vitam Nutr Res [Internet]. 2008 ;78(2):87–95.
Ir a la fuente
Estudio en humanos
Johnston CS, Corte C, Swan PD. Marginal vitamin C status is associated with reduced fat oxidation during submaximal exercise in young adults. Nutr Metab [Internet]. 2006 Aug 31 ;3:35.
Ir a la fuente
Artículo científico
Larsen SC, Ängquist L, Ahluwalia TS, Skaaby T, Roswall N, Tjønneland A, et al. Dietary ascorbic acid and subsequent change in body weight and waist circumference: Associations may depend on genetic predisposition to obesity – A prospective study of three independent cohorts. Nutr J [Internet]. 2014 May 3 ;13(1):43.
Ir a la fuente
Artículo científico
Vissers MCM, Das AB. Potential mechanisms of action for vitamin C in cancer: Reviewing the evidence. Front Physiol [Internet]. 2018 Jul 3 ;9(JUL):809.
Ir a la fuente
Libro online
Abdullah M, Jamil RT, Attia FN. Vitamin C (Ascorbic Acid) [Internet]. StatPearls. 2019 .
Ir a la fuente
Artículo científico
Traber MG, Stevens JF. Vitamins C and E: Beneficial effects from a mechanistic perspective [Internet]. Vol. 51, Free Radical Biology and Medicine. NIH Public Access; 2011 . p. 1000–13.
Ir a la fuente
Artículo científico
Almohanna HM, Ahmed AA, Tsatalis JP, Tosti A. The Role of Vitamins and Minerals in Hair Loss: A Review [Internet]. Vol. 9, Dermatology and Therapy. Springer Healthcare; 2019 . p. 51–70.
Ir a la fuente
Artículo científico
Chambial S, Dwivedi S, Shukla KK, John PJ, Sharma P. Vitamin C in disease prevention and cure: An overview [Internet]. Vol. 28, Indian Journal of Clinical Biochemistry. 2013 . p. 314–28.
Ir a la fuente
Tabla de IDR
Moreiras O, A Carbajal, L Cabrera CC. Ingestas diarias recomendadas de energía y nutrientes para la población española. Tablas Compos Aliment Ediciones Pirámide(Grupo Anaya, SA) 1 8a edición [Internet]. 2016;1–5.
Ir a la fuente
Web oficial NIH
Vitamin C – Health Professional Fact Sheet [Internet]. [cited 2020 Jun 14].
Ir a la fuente
Web oficial USDA
FoodData Central [Internet]. [cited 2019 Dec 2].
Ir a la fuente
Artículo científico
Block G. Vitamin C and cancer prevention: The epidemiologic evidence. In: American Journal of Clinical Nutrition [Internet]. 1991 .
Ir a la fuente
Web oficial
Vitamin C (Ascorbic Acid): Uses, Side Effects, Interactions, Dosage, and Warning [Internet].
Ir a la fuente
Artículo científico
Telang P. Vitamin C in dermatology. Indian Dermatol Online J [Internet]. 2013 ;4(2):143.
Ir a la fuente
Artículo científico
Vandamme EJ. Production of vitamins, coenzymes and related biochemicals by biotechnological processes [Internet]. Vol. 53, Journal of Chemical Technology & Biotechnology. John Wiley & Sons, Ltd; 1992 . p. 313–27.
Ir a la fuente
Carta de experto
By the way, doctor: What’s the right amount of vitamin C for me? – Harvard Health [Internet].
Ir a la fuente