destacada
Última actualización: 08/07/2020

Nuestro método

153Productos analizados

29Horas invertidas

35Estudios evaluados

587Comentarios recaudados

Seguro que conoces a la perfección la importancia de la vitamina D. Este nutriente nos permite tener unos huesos fuertes y contribuye al funcionamiento normal de nuestro corazón. Pero, ¿cómo podemos saber si tenemos unos niveles insuficientes de esta vitamina? ¿Qué síntomas provoca la falta de vitamina D?

Lo cierto es que la carencia de vitamina D no suele producir manifestaciones específicas en un primer momento. Sin embargo, si no la diagnosticamos y tratamos a tiempo, afectará a nuestro bienestar, debilitando nuestros huesos y provocando que nuestra salud empeore. En este artículo, te daremos todas las claves para detectar este déficit nutricional. ¡No te lo pierdas!

100% GRATIS & EXCLUSIVO

Newsletter semanal sobre nutrición y suplementos

¡Suscríbete GRATIS a los newsletter de nuestro socio The Hidden Portal y conviértete en un experto en nutrición y suplementos! Recibirás los correos cómodamente en tu email. Esta oferta es limitada y exclusiva para los visitantes de GUIADESUPLEMENTOS.

* Puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento con tan solo un clic.

Un servicio de

Lo más importante

  • La falta de vitamina D no suele producir síntomas o puede dar lugar a condiciones poco específicas, como fatiga y dolor de cabeza. Si esta carencia no se resuelve, puede provocar fracturas y enfermedades graves del corazón, el cerebro y el metabolismo.
  • Para evitar que aparezcan los síntomas de la falta de vitamina D debemos exponernos al sol de forma prudente, llevar una nutrición equilibrada y consultar con nuestro médico la necesidad de usar suplementos.
  • Si optamos por un suplemento de vitamina D, debemos considerar los alérgenos del producto, las alternativas veganas, su dosis, su formato de administración y su relación calidad-precio.

Suplementos para mantener a raya los síntomas de la falta de vitamina D

En nuestro ranking podrás encontrar cinco suplementos de vitamina D que han destacado entre el resto por su calidad y su efectividad. Recuerda que se recomienda utilizar estos productos bajo supervisión médica. ¡Disfruta de tu compra y di “adiós” a los síntomas de la falta de vitamina D!

Vitamin D-3 de Now Foods, la mejor vitamina D según los consumidores

El suplemento de vitamina D más querido por los consumidores contiene colecalciferol (vitamina D de origen animal) disuelto en aceite de oliva virgen extra. Cada envase contiene 365 cápsulas blandas con 1000 Unidades Internacionales (UI) de vitamina D cada una.

Este producto ha recibido una puntuación de 4,8 de 5 estrellas por parte de los compradores. La mayoría alaban su gran relación calidad-precio y el elevado número de cápsulas por envase.

Vitamina D3 de Pure Encapsulations, la mejor vitamina D hipoalergénica

La respetada marca Pure Encapsulations ha creado un suplemento de vitamina D3 (vitamina D de origen animal) libre de gluten, lactosa u otros alérgenos comunes. Cada envase contiene 120 cápsulas de 1000 UI cada una.

Varios consumidores utilizan este artículo siguiendo las recomendaciones de su médico de cabecera. Las cápsulas son pequeñas, fáciles de tragar y no provocan malestar intestinal.

Vitamina D3 de Vitamaze, la mejor vitamina D líquida

Las personas que aborrezcan suplementarse con cápsulas o comprimidos pueden recurrir a este cómodo formato. Una dosis de este suplemento aporta 1000 UI de vitamina D procedente de la lanolina (grasa de la lana). Contiene, aproximadamente, 1750 servicios.

Este producto es muy querido por los consumidores, que lo puntúan con 4,7 de 5 estrellas. Puede tomarse directamente del gotero o mezclado en agua o con las comidas. Su sabor es suave y agradable.

Vegan Vitamin D3 de Pure&Essential, la mejor vitamina D vegana

 La materia prima de este suplemento no procede ni del pescado ni de la lana. A diferencia de otros complementos, este artículo utiliza líquenes para extraer vitamina D sin recurrir a productos animales. Contiene 365 tabletas con 1000 UI de vitamina D3 cada una.

Este artículo es todo un éxito entre los seguidores de “la dieta más compasiva” (4,8 de 5 estrellas). Las tabletas son diminutas, fáciles de tragar y bien toleradas por la mayoría de estómagos.

Vitamina D3 de GloryFeel, la vitamina D más barata

¡Los precios bajos no están reñidos con la calidad! Este envase de GloryFeel contiene 400 tabletas de vitamina D3 (origen animal) fabricadas con todas las garantías de calidad alemanas. La dosis por comprimido es de 1000 UI.

Este producto es el favorito de los más ahorradores. Después de realizar la compra, podemos ponernos en contacto con la empresa, que nos regalará un e-book con información sobre la vitamina D.

Todo sobre los síntomas de la falta de vitamina D

La falta de vitamina D puede ser asintomática (silenciosa) o dar lugar a todo un abanico de síntomas, como dolor de cabeza, debilidad, dificultad para perder peso y molestias articulares. Sin embargo, la consecuencia más temida de este déficit serán las fracturas óseas. Podemos evitar estos síntomas con una alimentación saludable y una exposición solar adecuada.

Se ha relacionado a la falta de vitamina D con el dolor de cabeza. (Fuente: Davydov: 102285109/ 123rf.com)

¿Por qué nos preocupa tanto la falta de vitamina D?

La vitamina D es una sustancia esencial para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo. Esta molécula permite que nuestros huesos se mantengan fuertes, que nuestras defensas sean capaces de luchar contra las infecciones y que nuestro metabolismo trabaje de forma adecuada. Su déficit, por lo tanto, podría poner en peligro nuestro bienestar .

Tener niveles insuficientes de esta vitamina puede hacernos más vulnerables ante caídas y fracturas óseas. Además, se cree que sufrir una carencia de vitamina D podría aumentar nuestro riesgo de padecer enfermedades graves (como diabetes o tumores) e incluso llegar a provocarnos alteraciones del estado de ánimo como tristeza o irritabilidad.

Ciertos medicamentos (como los corticoides), las dietas pobres en nutrientes, la poca exposición solar o condiciones como la obesidad pueden favorecen la carencia de esta vitamina. Lamentablemente, estas situaciones afectan a miles de personas, por lo que el déficit de vitamina D se ha convertido en un problema de salud pública que preocupa a muchos expertos (1, 2, 3).

Consulta con tu médico antes de utilizar suplementos de vitamina D. (Fuente: Martin: 42512212/ 123rf.com)

¿Cuáles son los síntomas más comunes de la falta de vitamina D?

La mayoría de las veces, la insuficiencia de vitamina D será asintomática o “silenciosa”. En ocasiones, puede manifestarse en forma de molestias poco específicas como dolor de cabeza, calambres o debilidad muscular. No obstante, la ausencia de síntomas no hace a la carencia de esta vitamina menos peligrosa (4).

Y es que cuanto más tiempo mantengamos unos niveles bajos de vitamina D, mayores serán las probabilidades de que terminen por aparecer síntomas. La principal manifestación de este déficit afectará a nuestros huesos, aunque nuestros niveles de energía y nuestras defensas también pueden terminar por sufrir en una situación de hipovitaminosis D.

Caídas y fracturas: ¿Por qué la falta de vitamina D afecta a los huesos?

La vitamina D resulta esencial para mantener el equilibrio de calcio y fósforo en nuestro cuerpo. Estos dos minerales se depositan sobre nuestros huesos para hacerlos más duros y resistentes a las fracturas. Como puedes intuir, la carencia de vitamina D impedirá que el proceso de “mineralización” del hueso se lleve a cabo correctamente.

La osteomalacia y la osteoporosis son enfermedades que pueden aparecer como consecuencia de la falta de vitamina D. En ambas entidades, el hueso se debilita. Los síntomas de estas condiciones son, principalmente, dolor óseo (dolor en los huesos), molestias articulares y una mayor predisposición a sufrir fracturas (5, 6).

Las fracturas de cadera son una consecuencia muy peligrosa de la osteoporosis y la osteomalacia secundarias a la falta de vitamina D (6, 7). En los adultos mayores, esta lesión reducirá muchísimo la movilidad y empeorará drásticamente la calidad de vida, por lo que debemos luchar por prevenirla y tratarla lo mejor posible.

En los niños, el déficit de vitamina D puede provocar raquitismo (1, 8), una enfermedad que perjudica al hueso en crecimiento. Sus síntomas principales serán la deformidad del esqueleto, una mayor tendencia a las fracturas, las alteraciones del crecimiento y los dolores óseos y musculares. ¡Afortunadamente, es una enfermedad poco frecuente en nuestro entorno!

foco

En la osteoporosis, se produce una reducción de la “masa ósea” (el hueso se vuelve más delgado). En la osteomalacia, el hueso conserva su estructura, pero se vuelve “blando” al no recibir los minerales necesarios.

Fatiga: ¿Un síntoma ignorado de la falta de vitamina D?

En un estudio norteamericano, se observó que hasta un 77 % de los pacientes que se quejaban de fatiga sufrían de una falta de vitamina D (9). ¿Da que pensar, verdad? El cansancio y la fatiga pueden aparecer como síntomas de muchas enfermedades diferentes, por lo que es posible que no pensemos en la carencia de vitaminas como primera causa de nuestra falta de energía.

No obstante, si nos sentimos constantemente fatigados a pesar de mantener hábitos saludables de vida, sería recomendable que consultásemos a nuestro médico. Y es que, según el estudio estadounidense, el tratamiento con suplementos de vitamina D bajo supervisión de un especialista parece contribuir a una mejoría notable de este síntoma (9). ¡No lo dudes y visita a tu médico!

Defensas bajas y autoinmunidad: ¿La falta de vitamina D me hará enfermar?

Tus defensas pueden verse influenciadas por tu nivel de estrés, tu dieta, tu nivel de actividad física o incluso la contaminación ambiental. Por ese motivo, no deberías preocuparte si durante una temporada sufres algún resfriado más que de costumbre. No obstante, una falta de vitamina D podría predisponerte a sufrir todo tipo de infecciones múltiples veces al año.

Y es que la vitamina D actúa como una hormona a nivel del sistema inmune (10), contribuyendo a regular la actividad de nuestras defensas para que estén “a punto” para luchar contra virus, bacterias y otros microorganismos. Una carencia de este nutriente puede dejarnos “desprotegidos” ante las infecciones. Podríamos enfermar más a menudo y con síntomas más graves.

Además, la falta de vitamina D podría estar “detrás” de los fenómenos de autoinmunidad (10). En estas enfermedades, nuestras defensas se “descontrolan” y pasan a atacar nuestros propios tejidos. Así, se ha encontrado una relación entre unos niveles bajos de vitamina D y la aparición de condiciones como la esclerosis múltiple y el síndrome del intestino irritable, entre otros.

La falta de vitamina D puede provocar dolores óseos y fracturas. (Fuente: Belchonock: 97865287/ 123rf.com)

Depresión: ¿La falta de vitamina D puede afectar a mi estado de ánimo?

¿Cómo es posible que una vitamina pueda afectar a nuestro estado de ánimo? La respuesta podría estar en nuestras neuronas. Según los expertos, las células del cerebro también dependen de la vitamina D para funcionar correctamente. La falta de esta vitamina elevaría la probabilidad de padecer depresión y otros trastornos del ánimo (11).

¡Mucho ojo!

Este descubrimiento no significa que debas utilizar suplementos de vitamina D para combatir la tristeza (y mucho menos la depresión). Sin embargo, corregir una deficiencia de vitamina D podría ayudarte a manejar mejor los síntomas de tu trastorno del ánimo. Por supuesto, este tratamiento debería hacerse siempre bajo la supervisión de un profesional.

Caída del cabello y heridas que no curan: ¿La falta de vitamina D afecta a la piel y el pelo?

¡La falta de vitamina D también podría afectar a nuestro aspecto físico! Mantener unos niveles normales de vitamina D regula el crecimiento de las células de nuestro cutis, ayudándolas a recuperarse de golpes, cortes, quemaduras y otras lesiones. La carencia de este nutriente perjudicará, en consecuencia, a la salud de nuestra piel (12).

Por si fuese poco, la falta de vitamina D también podría estar relacionada con algunos casos de caída del cabello. Se ha descubierto que los folículos capilares (“la raíz del cabello”) hacen uso de esta vitamina, por lo que algunos científicos creen que cualquier carencia nutricional podría hacer peligrar la belleza de nuestra melena (13).

Los estudios sobre la vitamina D y la pérdida de cabello se encuentran todavía en fases muy tempranas. No obstante, si quieres asegurarte de que tu pelo se mantiene lo más saludable posible, esfuérzate por mantener una nutrición adecuada que te aporte todos los nutrientes necesarios (¡vitamina D incluida!).

La vitamina D2 de los alimentos aptos para veganos tiene una absorción inferior a la de la forma animal (D3).
(Fuente: Kachmar: 124401467/ 123rf.com)

La falta de vitamina D y las enfermedades graves

La falta de vitamina D también se ha relacionado con la aparición de condiciones graves. Los problemas cardiovasculares (como los ataques al corazón), la diabetes, la dificultad para perder peso, el deterioro de la memoria e incluso la aparición de tumores podrían, según los expertos, ser más frecuentes entre las personas que tienen niveles insuficientes de vitamina D (14, 15, 16, 17, 18).

Pero, ¡recuerda!

Los problemas que hemos mencionado son condiciones realmente graves que pueden amenazar tu bienestar. Para reducir la probabilidad de que aparezcan, debes mantener un estilo de vida saludable (alimentación sana, ejercicio y evitar las drogas) y acudir a tus revisiones médicas programadas.

Es posible que mantener unos niveles saludables de vitamina D pueda hacerte menos vulnerable a sufrir alguna de estas enfermedades. No obstante, recuerda que los estudios que relacionan a la vitamina D con estos problemas se encuentran en fases muy iniciales. Te recomendamos que te dejes guiar por tu médico en estos temas tan delicados. ¡Tu salud te lo agradecerá!

Toral Shah (Londres, Inglaterra)Nutricionista

“La falta de vitamina D es increíblemente peligrosa, provocando fatiga, dolores óseos y fracturas, debilidad muscular, calambres y cambios de humor”.

¿Cómo evito que aparezcan los síntomas de la falta de vitamina D?

Podrás evitar los síntomas de la falta de vitamina D asegurándote de mantener unos niveles normales de esta molécula en sangre (entre 30 y 75 nanogramos por mililitro). Para lograr cumplir con estas recomendaciones, deberás obtener la vitamina D de la exposición solar, los alimentos o los suplementos (19).

La vitamina del sol (20): ¿Sabías que eres capaz de crear vitamina D? Al exponer tu piel al sol, tu organismo será capaz de utilizar la radiación ultravioleta para sintetizar esta molécula. Increíble, ¿verdad? En principio, 15-20 minutos de sol al día te permitirán sintetizar la suficiente vitamina D como para evitar su carencia.

  • Beneficios: Es una forma barata y accesible para mantener a raya a los síntomas de la vitamina D. Además, es imposible sufrir una “sobredosis” de vitamina D mediante este método (algo que sí podría ocurrir con los suplementos).
  • Inconvenientes: Las personas de piel oscura y los ancianos podrían tener dificultades para crear vitamina D por este método. Los climas fríos y las latitudes en las que hay pocas horas de luz solar podrían hacer difícil obtener este nutriente por medio de la piel.
  • Incógnitas: ¿El protector solar disminuye la síntesis de vitamina D? Actualmente, esta hipótesis se encuentra bajo estudio. En cualquier caso, los expertos insisten en la necesidad de utilizar crema solar a diario para evitar el envejecimiento prematuro de la piel y otras enfermedades (como el melanoma o cáncer de piel) (21).

Alimentos ricos en vitamina D: Desgraciadamente, la vitamina D no abunda en la naturaleza. Podemos encontrarla en el pescado y en los productos que han sido artificialmente fortificados (como la leche). Los veganos tendrán que recurrir a los pocos productos veganos, como algunos hongos y productos enriquecidos con D2, una vitamina D de origen vegetal (22, 23).

Alimento (100 gramos o 100 mililitros) Contenido de vitamina  D (UI)
Aceite de hígado de bacalao 10000
Salmón 760
Sardinas 480
Leche desnatada enriquecida 332
Huevo (con yema) 107
Atún 82
Zumo enriquecido 60
Leche de soja enriquecida 50
Bebida de arroz fortificada 40
Setas “shiitake” 25

Fuente: Base de datos USDA (24)

  • Beneficios: Podemos incorporar a los alimentos con vitamina D en una dieta equilibrada. Afortunadamente, será muy complicado sufrir una sobredosis de este nutriente mediante la alimentación.
  • Inconvenientes: Algunas personas pueden ser alérgicas a los productos ricos en vitamina D. La vitamina D2 de los alimentos aptos para veganos tiene una absorción inferior a la de la forma animal (D3).
  • Incógnitas: En España, se recomienda que los adultos sanos obtengan de la dieta 15 microgramos o 600 Unidades Internacionales (UI) de vitamina D al día. Las personas mayores de 60 años deberían aumentar esa cifra a 20 microgramos u 800 UI. No obstante, las necesidades individuales pueden variar mucho y deben ser estimadas con ayuda de un profesional de la salud.

Suplementos: Los suplementos te permitirán elevar tus niveles de vitamina D de forma efectiva. Existen artículos con vitamina D3 (a partir de proteínas de la lana o de aceite de pescado) y productos con vitamina D2 (vegan-friendly, pero con una potencia reducida). Consulta con tu médico antes de utilizar estos suplementos, incluyendo los de venta al público.

  • Beneficios: Los suplementos de vitamina D pueden ayudar a las personas que no pueden exponerse al sol o tomar alimentos ricos en este nutriente. También serán útiles para aquellos individuos que tienen problemas para absorber la vitamina D o para generarla después de exponerse al sol (por ejemplo, los ancianos).
  • Inconvenientes: Si no se utilizan con cuidado, los suplementos de vitamina D pueden provocar intoxicaciones que pueden poner en peligro la vida. Si se consumen altas dosis (más de 4000 UI) de esta vitamina durante meses o años, los niveles de calcio podrían elevarse por encima de valores normales y provocar daños en el corazón o los riñones (25).
  • Incógnitas: ¿Cuál es la dosis recomendada para los suplementos de vitamina D? Un aporte entre 400-2000 UI/día se considera una dosis segura y efectiva para los adultos sanos, según la bibliografía disponible. Sin embargo, se recomienda acordar con nuestro médico la cantidad de vitamina D más adecuada para satisfacer nuestras necesidades individuales (2, 18, 26).

Recuerda que las embarazadas, las mujeres que están dando el pecho, los menores de edad y las personas frágiles o que están luchando contra una enfermedad grave deben consultar a su médico antes de utilizar cualquier suplemento, incluyendo los productos con vitamina D.

Tengo síntomas de falta de vitamina D. ¿Qué debo hacer a continuación?

¡Es el momento de hacerle una visita a tu médico de confianza! Un simple análisis de sangre revelará si tus síntomas se corresponden con una carencia vitamínica o si, por el contrario, pertenecen a cualquier otra condición. Esta información le permitirá a tu médico tratarte de forma mucho más eficiente (28).

Si acudes a un sanitario a tiempo, podrás aliviar los síntomas de la falta de vitamina D y evitar que aparezcan consecuencias más graves, como las fracturas de cadera. Tu médico será el encargado de decidir qué dosis de vitamina D será la más adecuada para ti. También te informará acerca de la duración del tratamiento y de los posibles efectos secundarios. ¡No lo dudes!

Si tomas el sol para aumentar tus niveles de vitamina D, no te olvides de usar protector solar. (Fuente: Rido: 121442129/ 123rf.com)

Suplementos de vitamina D. Criterios de compra

Si después de valorar con tu médico todas las opciones has decidido combatir la falta de vitamina D con un suplemento, has llegado a la sección adecuada. Te daremos una serie de criterios de compra que te permitirán elegir el artículo con vitamina D que más se adapte a tus necesidades. ¿Por qué no le echas un vistazo?

Alérgenos

Muchos suplementos de vitamina D utilizan aceite de pescado como materia prima. Si eres alérgico a los productos del mar, extrema las precauciones con estos artículos y opta por utilizar suplementos que no contengan pescado o marisco. La información sobre los alérgenos debería encontrarse fácilmente en la etiqueta del producto.

Recuerda que los artículos con vitamina D también pueden contener lactosa, soja, frutos secos, gluten u otros alérgenos. Si eres intolerante a algún ingrediente específico y no estás seguro de si tu suplemento lo contiene, no dudes en llamar directamente al fabricante del artículo para informarte.

La leche desnatada enriquecida es uno de los alimentos con mucha vitamina D. (Fuente: Guzhva: 39458296/ 123rf.com)

Opciones veganas

Hasta hace muy poco, era complicado encontrar suplementos de vitamina D efectivos y aptos para veganos. La vitamina D de origen vegetal (conocida como D2), es menos efectiva a la hora de evitar la carencia vitamínica, por lo que deberá recurrirse a un médico o a un nutricionista especializado que aumente o ajuste la dosis.

Los suplementos más efectivos serán aquellos que contienen vitamina D3. Generalmente, esta molécula se obtiene del pescado o de la lanolina (sustancia grasa procedente de la lana), convirtiéndolo en un artículo no apto para veganos. Afortunadamente, en los últimos años se ha desarrollado una vitamina D3 a partir del liquen (29). ¡Una opción potente y vegan-friendly!

Dosis y “megadosis”

Los suplementos de vitamina D se encuentran disponibles en un amplio abanico de dosis. Sin embargo, “más” no es siempre “mejor” con estos artículos. Tomar más de 4000 UI al día de vitamina D elevará tus posibilidades de sufrir una intoxicación o una “hipervitaminosis” (26). Observa el siguiente cuadro para ver los formatos de dosis más populares:

Dosis de vitamina D Información
200 – 400 UI (5 – 10 microgramos) Uso diario.

Complementa el aporte diario de la dieta y la exposición solar.

Más usada en los suplementos multivitamínicos.

En personas ancianas o con problemas de absorción, esta dosis podría ser insuficiente. Consultar con un médico.

800 – 2000 UI (20 – 50 microgramos) Uso diario.

Permite prevenir y tratar la falta de vitamina D si se utiliza de acuerdo con las instrucciones médicas.

Se considera una opción generalmente segura, aunque será necesario vigilar el aporte de vitamina D de la dieta y de otros fármacos o suplementos para evitar intoxicaciones.

Necesita seguimiento médico.

4000 UI o más (100 microgramos o más) Uso diario o semanal

Permite tratar un déficit grave de vitamina D. Necesita vigilancia médica.

Puede elevar la vitamina D por encima de los niveles normales y generar trastornos del metabolismo del calcio.

No debe utilizarse sin autorización médica.

10000 UI o más (250 microgramos o más) Uso semanal o mensual.

“Megadosis” para casos extremadamente graves de falta de vitamina D. Uso exclusivo médico.

Puede provocar intoxicaciones graves que pongan en peligro la vida. Evitar estos suplementos (salvo recomendación explícita por parte de un profesional de la salud).

Estos suplementos no reemplazan al tratamiento médico y no pueden usarse para tratar ninguna enfermedad. Deberá consultarse con un profesional de la salud para valorar nuestros requerimientos nutricionales y definir la dosis más adecuada para nuestras necesidades individuales.

Formato de administración

Los suplementos de vitamina D de venta al público se encuentran en formato sólido (cápsulas o comprimidos) o líquido (goteros o spray). Esta última forma de presentación se ha vuelto muy popular recientemente. Los pulverizadores suelen ser fáciles de utilizar, transportar y almacenar, así que son la opción perfecta para los más viajeros.

Como curiosidad, deberías saber que la vitamina D también se presenta en formato inyectable. Serán verdaderas “megadosis” (100000-200000 UI) para combatir los síntomas más graves del raquitismo y la osteomalacia. Obviamente, esta forma de tratar la carencia de vitamina D pertenece exclusivamente al ámbito médico y debe ser administrada por un profesional de la salud.

Whitney EnglishNutricionista (Los Ángeles, EE.UU.)

“Los suplementos de vitamina D son tan efectivos para elevar los niveles de vitamina D como los alimentos o la luz del sol”

Relación calidad-precio

Los suplementos de vitamina D se adaptan a la mayoría de bolsillos. Los envases de cápsulas para uso diario (600 – 2000 UI) tienen un coste aproximado de 15 – 20 € e incluyen entre 200 – 365 comprimidos. Por otro lado, los goteros o pulverizadores (600 – 2000 UI) tienen un precio cercano a los 20 € y contienen más de 1000 servicios.

Resumen

No es fácil detectar una falta de vitamina D únicamente atendiendo a sus síntomas. Muchas veces, esta carencia llega a nuestra vida de forma silenciosa o con signos poco específicos, como fatiga o dolor de cabeza. Desgraciadamente, si no le ponemos freno a esta hipovitaminosis, nos arriesgamos a sufrir fracturas o problemas cardiovasculares en el futuro.

Una nutrición adecuada, exponerte al sol de forma prudente y una buena comunicación con tu médico te ayudará a evitar las peores consecuencias de la falta de vitamina D. Y recuerda que si deseas saber más sobre este nutriente, los alimentos que la contienen y sus suplementos, tienes múltiples artículos al respecto en esta guía. ¡No te dejarán indiferente!

Si gracias a este artículo has comprendido mejor los síntomas de la falta de vitamina D, por favor, deja un comentario y comparte este artículo.

(Fuente de la imagen destacada: Natalimis: 122305832/ 123rf.com)

Referencias (28)

1. McKenna MJ, Murray B. Vitamin D deficiency. In: Endocrinology and Diabetes: A Problem-Oriented Approach [Internet]. New York, NY: Springer New York; 2014 p. 293–304.
Fuente

2. Varsavsky M, Rozas Moreno P, Becerra Fernández A, Luque Fernández I, Quesada Gómez JM, Ávila Rubio V, et al. Recomendaciones de vitamina D para la población general. Endocrinol Diabetes y Nutr [Internet]. 2017 Mar 1 ;64:7–14.
Fuente

3. Vranić L, Mikolašević I, Milić S. Vitamin D deficiency: Consequence or cause of obesity? [Internet]. Vol. 55, Medicina (Lithuania). MDPI AG; 2019 p. 541.
Fuente

4. Clinic Cleveland. Vitamin D Deficiency: Symptoms & Treatment [Internet]. 2020 .
Fuente

5. National Osteoporosis Society Vitamin D Guideline Summary | Age and Ageing | Oxford Academic [Internet].
Fuente

6. Hill TR, Aspray TJ. The role of vitamin D in maintaining bone health in older people [Internet]. Vol. 9, Therapeutic Advances in Musculoskeletal Disease. SAGE Publications Ltd; 2017 . p. 89–95.
Fuente

7. Sunyecz JA. The use of calcium and vitamin D in the management of osteoporosis [Internet]. Vol. 4, Therapeutics and Clinical Risk Management. Dove Press; 2008 . p. 827–36.
Fuente

8. de la Calle Cabrera T. Raquitismo carencial. Raquitismos resistentes. Pediatr Integr [Internet]. 2015 ;19(7):477–87.
Fuente

9. Roy S, Sherman A, Monari-Sparks MJ, Schweiker O, Hunter K. Correction of low vitamin D improves fatigue: Effect of correction of low vitamin D in fatigue study (EViDiF study). N Am J Med Sci [Internet]. 2014 ;6(8):396–402.
Fuente

10. Prietl B, Treiber G, Pieber TR, Amrein K. Vitamin D and immune function [Internet]. Vol. 5, Nutrients. MDPI AG; 2013 . p. 2502–21.
Fuente

11. Spedding S. Vitamin D and depression: A systematic review and meta-analysis comparing studies with and without biological flaws [Internet]. Vol. 6, Nutrients. MDPI AG; 2014 . p. 1501–18.
Fuente

12. Mostafa WZ, Hegazy RA. Vitamin D and the skin: Focus on a complex relationship: A review [Internet]. Vol. 6, Journal of Advanced Research. Elsevier; 2013 . p. 793–804.
Fuente

13. Gerkowicz A, Chyl-Surdacka K, Krasowska D, Chodorowska G. The role of vitamin D in non-scarring alopecia [Internet]. Vol. 18, International Journal of Molecular Sciences. MDPI AG; 2017 .
Fuente

14. Elamin MB, Abu Elnour NO, Elamin KB, Fatourechi MM, Alkatib AA, Almandoz JP, et al. Vitamin D and cardiovascular outcomes: A systematic review and meta-analysis [Internet]. Vol. 96, Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism. 2011 . p. 1931–42.
Fuente

15. Kuma E, Soni M, Littlejohns TJ, Ranson JM, Van Schoor NM, Deeg DJH, et al. Vitamin D and Memory Decline: Two Population-Based Prospective Studies. Grant W, editor. J Alzheimer’s Dis [Internet]. 2016 Feb 22 ;50(4):1099–108.
Fuente

16. Dovnik A, Mujezinović F. The Association of Vitamin D Levels with Common Pregnancy Complications. Nutrients [Internet]. 2018 Jul 5 ;10(7):867.
Fuente

17. Judd SE, Tangpricha V. Vitamin D Deficiency and Risk for Cardiovascular Disease. Am J Med Sci [Internet]. 2009 Jul ;338(1):40–4.
Fuente

18. Gorham ED, Garland CF, Garland FC, Grant WB, Mohr SB, Lipkin M, et al. Optimal Vitamin D Status for Colorectal Cancer Prevention. A Quantitative Meta Analysis. Am J Prev Med [Internet]. 2007 Mar ;32(3):210–6.
Fuente

19. Gómez de Tejada Romero M et al. Documento de posición sobre las necesidades y niveles óptimos de vitamina D - Revista de Osteoporosis y Metabolismo Mineral • Publicación Oficial SEIOMM. Rev Osteoporos Metab Min [Internet]. 2011 ;2(1):53–4.
Fuente

20. Aguilar Shea AL, Muñoz Moreno-Arrones O, Palacios Martínez D, Vaño-Galván S. Vitamin D for daily practice [Internet]. Semergen. Ediciones Doyma, S.L.; 2020 .
Fuente

21. Neale RE, Khan SR, Lucas RM, Waterhouse M, Whiteman DC, Olsen CM. The effect of sunscreen on vitamin D: a review [Internet]. Vol. 181, British Journal of Dermatology. Blackwell Publishing Ltd; 2019 p. 907–15.
Fuente

22. Nair R, Maseeh A. Vitamin D: The sunshine vitamin [Internet]. Vol. 3, Journal of Pharmacology and Pharmacotherapeutics. Wolters Kluwer -- Medknow Publications; 2012 . p. 118–26.
Fuente

23. Schmid A, Walther B. Natural Vitamin D Content in Animal Products. Adv Nutr [Internet]. 2013 Jul 1 ;4(4):453–62.
Fuente

24. Gold M V. National Agricultural Library [Internet]. United States Department OF Agriculture, Beltsville, EEUU. 2015 .
Fuente

25. Marcinowska-Suchowierska E, Kupisz-Urbańska M, Łukaszkiewicz J, Płudowski P, Jones G. Vitamin D Toxicity–A Clinical Perspective. Front Endocrinol (Lausanne) [Internet]. 2018 Sep 20 ;9(SEP).
Fuente

26. Bischoff-Ferrari HA, Giovannucci E, Willett WC, Dietrich T, Dawson-Hughes B. Estimation of optimal serum concentrations of 25-hydroxyvitamin D for multiple health outcomes [Internet]. Vol. 84, American Journal of Clinical Nutrition. 2006 p. 18–28.
Fuente

27. Torres del Pliego E, Nogués Solán X. ¿Cómo utilizar la vitamina D y qué dosis de suplementación sería la más idónea para tener el mejor balance eficacia/seguridad? Rev Osteoporos y Metab Miner [Internet]. 2014 Mar [cited 2020 Apr 18];6:1–4.
Fuente

28. House C, Street G. Vegan & Vegetarian Vitamin D3 Ingredients. 44(0):3–6.
Fuente

¿Por qué puedes confiar en mí?

Anabel Rodríguez Graduada en medicina
Graduada en Medicina. Mi misión: Utilizar el método científico para encontrar nuevas formas de potenciar el rendimiento deportivo e intelectual de las personas sanas. Mi público: Aquellas personas que deseen información sobre la suplementación basada en la evidencia. Mis suplementos favoritos: L-teanina y vitaminas del grupo B.
Artículo científico
McKenna MJ, Murray B. Vitamin D deficiency. In: Endocrinology and Diabetes: A Problem-Oriented Approach [Internet]. New York, NY: Springer New York; 2014 p. 293–304.
Ir a la fuente
Revista médica
Varsavsky M, Rozas Moreno P, Becerra Fernández A, Luque Fernández I, Quesada Gómez JM, Ávila Rubio V, et al. Recomendaciones de vitamina D para la población general. Endocrinol Diabetes y Nutr [Internet]. 2017 Mar 1 ;64:7–14.
Ir a la fuente
Artículo científico
Vranić L, Mikolašević I, Milić S. Vitamin D deficiency: Consequence or cause of obesity? [Internet]. Vol. 55, Medicina (Lithuania). MDPI AG; 2019 p. 541.
Ir a la fuente
Web oficial
Clinic Cleveland. Vitamin D Deficiency: Symptoms & Treatment [Internet]. 2020 .
Ir a la fuente
Guía clínica
National Osteoporosis Society Vitamin D Guideline Summary | Age and Ageing | Oxford Academic [Internet].
Ir a la fuente
Artículo científico
Hill TR, Aspray TJ. The role of vitamin D in maintaining bone health in older people [Internet]. Vol. 9, Therapeutic Advances in Musculoskeletal Disease. SAGE Publications Ltd; 2017 . p. 89–95.
Ir a la fuente
Artículo científico
Sunyecz JA. The use of calcium and vitamin D in the management of osteoporosis [Internet]. Vol. 4, Therapeutics and Clinical Risk Management. Dove Press; 2008 . p. 827–36.
Ir a la fuente
Artículo científico
de la Calle Cabrera T. Raquitismo carencial. Raquitismos resistentes. Pediatr Integr [Internet]. 2015 ;19(7):477–87.
Ir a la fuente
Artículo científico
Roy S, Sherman A, Monari-Sparks MJ, Schweiker O, Hunter K. Correction of low vitamin D improves fatigue: Effect of correction of low vitamin D in fatigue study (EViDiF study). N Am J Med Sci [Internet]. 2014 ;6(8):396–402.
Ir a la fuente
Artículo científico
Prietl B, Treiber G, Pieber TR, Amrein K. Vitamin D and immune function [Internet]. Vol. 5, Nutrients. MDPI AG; 2013 . p. 2502–21.
Ir a la fuente
Revisión sistemática
Spedding S. Vitamin D and depression: A systematic review and meta-analysis comparing studies with and without biological flaws [Internet]. Vol. 6, Nutrients. MDPI AG; 2014 . p. 1501–18.
Ir a la fuente
Artículo científico
Mostafa WZ, Hegazy RA. Vitamin D and the skin: Focus on a complex relationship: A review [Internet]. Vol. 6, Journal of Advanced Research. Elsevier; 2013 . p. 793–804.
Ir a la fuente
Artículo científico
Gerkowicz A, Chyl-Surdacka K, Krasowska D, Chodorowska G. The role of vitamin D in non-scarring alopecia [Internet]. Vol. 18, International Journal of Molecular Sciences. MDPI AG; 2017 .
Ir a la fuente
Revisión sistemática
Elamin MB, Abu Elnour NO, Elamin KB, Fatourechi MM, Alkatib AA, Almandoz JP, et al. Vitamin D and cardiovascular outcomes: A systematic review and meta-analysis [Internet]. Vol. 96, Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism. 2011 . p. 1931–42.
Ir a la fuente
Estudio en humanos
Kuma E, Soni M, Littlejohns TJ, Ranson JM, Van Schoor NM, Deeg DJH, et al. Vitamin D and Memory Decline: Two Population-Based Prospective Studies. Grant W, editor. J Alzheimer’s Dis [Internet]. 2016 Feb 22 ;50(4):1099–108.
Ir a la fuente
Artículo científico
Dovnik A, Mujezinović F. The Association of Vitamin D Levels with Common Pregnancy Complications. Nutrients [Internet]. 2018 Jul 5 ;10(7):867.
Ir a la fuente
Artículo científico
Judd SE, Tangpricha V. Vitamin D Deficiency and Risk for Cardiovascular Disease. Am J Med Sci [Internet]. 2009 Jul ;338(1):40–4.
Ir a la fuente
Metaanálisis
Gorham ED, Garland CF, Garland FC, Grant WB, Mohr SB, Lipkin M, et al. Optimal Vitamin D Status for Colorectal Cancer Prevention. A Quantitative Meta Analysis. Am J Prev Med [Internet]. 2007 Mar ;32(3):210–6.
Ir a la fuente
Documento oficial
Gómez de Tejada Romero M et al. Documento de posición sobre las necesidades y niveles óptimos de vitamina D - Revista de Osteoporosis y Metabolismo Mineral • Publicación Oficial SEIOMM. Rev Osteoporos Metab Min [Internet]. 2011 ;2(1):53–4.
Ir a la fuente
Artículo científico
Aguilar Shea AL, Muñoz Moreno-Arrones O, Palacios Martínez D, Vaño-Galván S. Vitamin D for daily practice [Internet]. Semergen. Ediciones Doyma, S.L.; 2020 .
Ir a la fuente
Artículo científico
Neale RE, Khan SR, Lucas RM, Waterhouse M, Whiteman DC, Olsen CM. The effect of sunscreen on vitamin D: a review [Internet]. Vol. 181, British Journal of Dermatology. Blackwell Publishing Ltd; 2019 p. 907–15.
Ir a la fuente
Artículo científico
Nair R, Maseeh A. Vitamin D: The sunshine vitamin [Internet]. Vol. 3, Journal of Pharmacology and Pharmacotherapeutics. Wolters Kluwer -- Medknow Publications; 2012 . p. 118–26.
Ir a la fuente
Artículo científico
Schmid A, Walther B. Natural Vitamin D Content in Animal Products. Adv Nutr [Internet]. 2013 Jul 1 ;4(4):453–62.
Ir a la fuente
Web oficial
Gold M V. National Agricultural Library [Internet]. United States Department OF Agriculture, Beltsville, EEUU. 2015 .
Ir a la fuente
Artículo científico
Marcinowska-Suchowierska E, Kupisz-Urbańska M, Łukaszkiewicz J, Płudowski P, Jones G. Vitamin D Toxicity–A Clinical Perspective. Front Endocrinol (Lausanne) [Internet]. 2018 Sep 20 ;9(SEP).
Ir a la fuente
Artículo científico
Bischoff-Ferrari HA, Giovannucci E, Willett WC, Dietrich T, Dawson-Hughes B. Estimation of optimal serum concentrations of 25-hydroxyvitamin D for multiple health outcomes [Internet]. Vol. 84, American Journal of Clinical Nutrition. 2006 p. 18–28.
Ir a la fuente
Artículo científico
Torres del Pliego E, Nogués Solán X. ¿Cómo utilizar la vitamina D y qué dosis de suplementación sería la más idónea para tener el mejor balance eficacia/seguridad? Rev Osteoporos y Metab Miner [Internet]. 2014 Mar [cited 2020 Apr 18];6:1–4.
Ir a la fuente
Prospecto
House C, Street G. Vegan & Vegetarian Vitamin D3 Ingredients. 44(0):3–6.
Ir a la fuente